Posts Tagged 'Safaris'

Las fotos de… Nieves y Fernando (II)

León macho con lo que queda de la cebra que capturó

Atardecer en Samburu

Gran león macho, Masai Mara

Nieves durante su visita a un poblado Masai

Nieves disfrutando en Diani Beach


Nieves con Zero y Rama, que cuidaron muy bien de ellos en su estancia en Kusini Beach Cottages

 

Las fotos de… Nieves y Fernando (I)

Rinocerontes blancos en Nakuru

Desde hace tiempo tengo estas preciosas fotos de Nieves, que iban acompañadas de un texto que los duendes informáticos se llevaron. Nieves preparó su safari con muchísima ilusión y fuerza tras superar  ciertos temas de salud. La verdad es que fue un gustazo atenderla y ver su entusiasmo antes, durante y después del viaje. Las fotos son suyas y de Fernando, su pareja, que como véis tiene buen ojo con la cámara.

Fecha: Septiembre de 2009

Lugar: Samburu, Nakuru y Masai Mara, Kenya

Safari organizado por: Viajes Transpirineo

Joven macho de león en Masai Mara

Rinocerontes negros en Masai Mara

Nieves con niños masai


El safari de… Tai

Hacía tiempo que tenía pendiente postear este texto de Tai. Es su visión del safari que hicimos hace ya más de un año…

Fecha: Marzo y abril de 2010

Lugar: Nakuru, Masai Mara y Loita Hills; Kenya

Cámara: Nikon D5000 18-55m

Safari organizado por: Topo Safaris

El historiador y periodista Ryszard Kapuscinski escribió:” Me gustaría transmitir lo que fue África. Nunca experimenté nada así. África tiene su propia personalidad. A veces es una personalidad triste, a veces impenetrable, pero siempre irrepetible. África era dinámica, era agresiva, estaba al acecho”

Ahora yo misma me encuentro en la misma situación que él puesto que intentar explicar como son los rostros de África es una misión mucho más compleja de lo que me había imaginado en un principio. Cuando pienso en esos días en África se me vienen a la memoria infinidad de sonrisas, miradas de curiosidad, expresiones de sorpresa…Tanto niños como mayores te estudian con la mirada, sorprendidos , y experimentas por primera vez la sensación de ser tú la protagonista, la que debería estar el punto de mira del objetivo. Mientras intentas sujetar bien tu cámara, mantener el pulso y graduar el zoom,  esos ojos te miran preguntándose interiormente que es lo que tienen de especial, si la diferente eres tú. Con una extraña hospitalidad te observan y tu presencia se convierte en una fiesta; una fiesta que rompe con la monotonía del calor y la tranquilidad africana. Ni los ruidos de la zona, ni las carreras y los gritos de los niños, llaman tanto la atención como uno mismo en ese mercado masai que conocimos antes de descubrir la maravillosa zona de Loita. Por primera vez entiendes que ahora has dejado de tener tú el control de todo y que aquellas formas occidentales de buena educación o cortesía que tanto te habían enseñado no son válidas. Sólo la mirada sincera y una sonrisa es lo que conquista a la gente africana; de nada vale tus riquezas, tu nombre o tu nacionalidad, si no te acercas a ellos con el amor y el respeto de algo que aún desconoces, pero que sabes que es bueno y que te dejará prendado para siempre.

No sé donde leí que en África no había fronteras, ni siquiera entre la vida y la muerte. Pues bien, es cierto, África es sin lugar a dudas el único lugar del mundo en el que todavía te puedes sentir libre: libre para andar, para ser tu mismo, para descubrirte. Delante de las verdes colinas de Hemingway y las extensas llanuras  de Karen Blixen, la vida cotidiana toma otro sentido y aprendes a dar a cada cosa su justa importancia, puesto que, como decía Rousseau, hay mucha diferencia entre viajar para ver países y para ver pueblos, eso mismo te enseña África: A entender que hay detrás de cada expresión, de cada tradición, de cada cultura….valores como el honor, la valentía, la hospitalidad o el sentimiento de comunidad  renacen una y otra vez en la vida masai, valores que en occidente hemos tergiversado  o peor aún, perdido.

La vida en si misma cobra importancia, porque en este inmenso continente se vuelve sencilla y bella. Merece la pena por el mismo hecho de vivir, y así los más felices son los que llevan poco peso, los que viajan en este gran camino de la vida ligeros….Así es África, un lugar en el que se tiene todo y nada, donde una gesto amable, un amigo fiel, una cena compartida o el primer año de un niño toman vital importancia.

Acabo compartiendo una experiencia tan personal como sincera sobre mi valoración de este viaje. En palabras de Mark Twain,  “He descubierto que no hay forma más segura de saber si amas u odias a alguien que hacer un viaje con él”. Pues bien, en mi caso,  nuestro safari me ha servido para reafirme en lo primero, hacia la persona que me ha llevado a África en particular, y a los que me han acompañado y a los que he descubierto en esa tierra en general. África es ahora una pasión que crece cada día más y más, no sólo por sus tierras y por sus gentes, sino por todo aquello que ha provocado en mí y  me ha hecho ver y sentir. Gracias Paco. 

 

 

 

Diario de Safari: Namelok Naretoi Safari. Día 6

Equipo de lujo en Loita Hills. De izquda a dcha: Victor de la Torre, Iñigo Torrens, Mogue Siloma, Paco León, Isabel Álvarez, Lentano Siloma y Topo Pañeda

8-4-2009 – Las puertas de Mara

Tras el desayuno tocó el farragoso y ya casi rutinario proceso de recoger el campamento, empaquetarlo todo, doblar las tiendas… La cara mala de llevar un campamento tan currado como este es precisamente eso, que cuantas más cosas traigamos más cosas hay que recoger. Menos mal que somos un buen equipo y la verdad es que con la ayuda de los masais al final no ha sido para tanto.

Tras las fotos de rigor, nos despedimos de nuestros amigos masais con muchas ganas de volver a verlos pronto. Me consta que ellos se alegran igualmente de vernos, se lo pasan muy bien con nosotros, nos tienen mucho aprecio y cambian totalmente su rutina, pero ellos nunca saben cuándo vamos a ir, simplemente aparecemos sin avisar (tampoco podemos avisarles!)…

Empaquetando y recogiendo el campamento

El camino entre Loita Hills y Mara me encanta. Lo he hecho varias veces y es una etapa de la que nunca me canso. Poco a poco las colinas se van espesando en vegetación y hay unas colinas más altas, prácticamente pequeñas montañas que separan el triángulo Serengeti, Loita y Mara. En esta zona apenas hay poblados y se ve bastante vida salvaje. Da ganas de acampar algún día por aquí. El último pasito antes de llegar al prácticamente comienzo de Masai Mara es cruzar Sand River, uno de los míticos ríos de esta zona.

Sand river nace en Loita Forest, atraviesa Loita Hills y se adentra en Masai Mara, formando la frontera con Tanzania hasta llegar al río Mara, al cual es afluente. Este río probablemente lo habréis visto en muchos documentales, ya que aunque aparentemente normalmente va con poca agua o prácticamente seco durante la época seca, de pronto puede experimentar grandes crecidas en cuestión de minutos, dependiendo de si ha llovido en las montañas. En época de lluvias es caprichoso, y puede ser dificil de cruzarlo. En sus repentinas crecidas en muchas ocasiones se lleva arrastras a algunos animales, ganado e incluso personas.

El Faru (Mercedes G) de Victor, empezando a cruzar Sand River

Seguir leyendo ‘Diario de Safari: Namelok Naretoi Safari. Día 6’

El safari de… Ale (II)

Guerrero masai en Loita Hills

“…Abriendo caminos en Loita, y es que teníamos un conductor genial, Naphtali, del que guardo muchas fotografías mentales llenas de sonrisas y bromas. Conocer a los masais, tribu que aunque no haya aportado ningún tremendo avance a la humanidad, te conquistan por su sentido del honor, valentía y el gran corazón que poseen.

Nuestro campamento en Loita Hills, al sol de la mañana

Ver estrellas desde el circulo alrededor del fuego formado  por la familia (cualquiera que comparta un safari así, pasa a ser familia de uno) y aceptar una taza de Chai que te ofrece un antiguo morani. Historias de cacerías a la luz de la luna y despertares al alba a ritmo de aullido de Hiena.

Mujeres y niñas masais

Seguir leyendo ‘El safari de… Ale (II)’

Diario de safari. Namelok Naretoi Safari. Día 3

La hora del café…

5-04-2009 – En Namelok Naretoi

Ya recuperados del cansancio del día anterior, hoy nos levantamos a una hora más prudente que ayer. Aún así nos tomamos el desayuno con calma y ordenamos un poco el campamento. Isa ha pasado una noche malísima por haberse abrasado ayer con el sol y está completamente roja, hoy irá totalmente cubierta y con mucha desazón.

Tras desperezarnos nos pusimos en marcha. Esta mañana Topo había propuesto llegar hasta la casa de un viejo amigo, donde habíamos estado hace casi cuatro años con Nacho, también en el borde de Loita Forest. La ruta prácticamente transcurría por el borde del bosque y sobre el mapa a mi me parecía un poco excesiva, sobre todo si teníamos que volver andando desde allí… pero nos pusimos a andar, al igual que ayer acompañados de dos masais.

Sube que sube que sube…

Tras subir la colina nos empezamos a internar en el bosque. La perspectiva del paisaje cambió totalmente, a la sombra de árboles altísimos y oyendo muchos pájaros y colobos a nuestro alrededor. Pese a la sequía el bosque parecía rebosar vida. Tras cruzar un tramo de bosque llegamos a una preciosa meseta en lo alto de una colina, con una pradera despejada y con vista a un precioso valle que marcaba la línea del gran bosque primario. Reconocíamos aquél valle que llegaba hasta la casa de nuestro amigo. El primer vistazo cuatro años después indicaba que había aumentado bastante la población a este lado del bosque. Se veían nuevas bomas (poblados), numeroso ngombe (ganado), y sobre todo numerosas shambas (huertos). Pese a que tradicionalmente los masais no son un pueblo agricultor, cada vez van cambiando más las costumbres y aumentan sus cultivos.

Seguimos la pradera y nos encontramos a un pastor muy joven y simpático, que nos miraba curioso y divertido. No creo que se encuentre muy a menudo con grupos como el nuestro. El chico nos dijo que había un grupo de elefantes por la zona, que los había visto por la mañana temprano. Continuamos un rato subiendo y bajando colinas, siempre al borde del valle. La vista es impresionante. No vimos más fauna que el ganado masai y apenas vimos restos de animales salvajes salvo el ruido insistente de los colobos, que sin duda son muy abundantes en todo el bosque. Se dividen en familias y vimos unas cuantas.

Pastor masai

Seguir leyendo ‘Diario de safari. Namelok Naretoi Safari. Día 3’

Las fotos de… Acon y Jose Manuel (I)

Espectacular primer plano de un galago (bushbaby)

Desde hace algún tiempo tenía pendiente de colgar estas preciosas fotos de Acon y Jose, dos simpáticos clientes de Málaga que hicieron un precioso safari en el Parque de Meru y Masai Mara (Kenya), en el que además de disfrutar de esta impresionante fauna en unos alojamientos espectaculares, tuvieron todo tipo de aventuras: desde un desvío a Jartún (Sudán) a la ida por la pérdida de una conexión, hasta un tropezón con un escorpión y otro encuentro más agradable con la actriz Uma Thurman en el campamento en el que estaban alojado. Todo safari es una pequeña aventura y ellos desde luego gozaron al máximo.

Fecha: Julio de 2009

Lugar: Parque Nacional de Meru y Reserva de Masai Mara (Kenya)

Cámara: Canon Powershot SX10

Safari organizado por: Muchoviaje

Leona joven arrastrando su presa recién cazada

Los primeros rebaños de migración llegando a Masai Mara

Seguir leyendo ‘Las fotos de… Acon y Jose Manuel (I)’


LOGOweb

Archivos

© 2007-2016 Paco León. Las fotos y textos aquí publicados son del autor del blog salvo las especificamente citadas. Mis fotos se pueden copiar, distribuir y comunicar públicamente bajo las siguientes condiciones: Citar al autor y blog - No hacer uso Comercial - No modificar ni crear Obra Derivada. Los textos aquí publicados no se pueden copiar, distribuir o utilizar sin previo permiso del autor del blog. Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

De safari:

  • 607,655 huellas

Made on a mac


A %d blogueros les gusta esto: