Posts Tagged 'Masai'

El safari de… Jose (I)

Jose, rodeado de niños masais en la manyata de Entasekera, Loita

Mi amigo José María García fue otro de los integrantes del safari de la pasada Semana Santa. Es un gustazo viajar con alguien como Jose, que sabe apreciar y beberse cualquier momento o detalle del viaje, que aunque haya recorrido ya bastante mundo no deje de sorprenderse y emocionarse con un paisaje, con un atardecer, con un pequeño guiño, siempre con sus muchas ganas de aprender, conocer y una curiosidad de explorador… Como buen viajero es muy fácil convivir con él, y siempre se mostraba receptivo para probar cualqueir cosa de comer que fuera nueva para él. Eso nos dio más de una buena anécdota, como el gran babuino que nos robó una “bolsa de gusanitos fosforitos” que Jose se había empeñado en comprar… también gracias a su curiosidad descrubrimos el tomacco

Aquí tenéis su visión, muy personal y en su propio estilo, de lo que fue para él este viaje:

Ale y Lentano

Fecha: Marzo – abril de 2010

Lugar: Kenya. Loita Forest, Mombasa, Diani Beach, Loita Hills, Nakuru y Masai Mara

Cámara: Nikon Cookpix S630

Safari organizado por: Topo Safaris

Jose y Lentano en Loita Hills

“Un viaje, un sueño

Recorrer un tramo más de un camino con corazón,
Llegar a otro mundo, dejarse absorber por ese mundo,
Disfrutar como un niño, cómo es posible si no, más que en cualquier otro mundo

Perderse en horizontes infinitos,
Jugar con nubes mágicas que dibujan sueños
Compartir miradas que nacen del alma y llegan al alma y la engrandecen

Reconciliarse, siendo contumaz lobo estepario, con el hombre
(con el no civilizado, únicamente con el no civilizado)
descubrir personas especiales
habiendo abandonado, por creerla estéril, hace ya tiempo la búsqueda

aprender de la sabiduría, en calma pero alerta, aquí y ahora, de los animales.
embelesarse, con solitarias acacias,
ajenas, ignorantes de vuestro mundo

contagiarse de la exuberante alegría de los colores
de la envergadura de sus sonrisas
que a voz en grito y en silencio
proclaman la alegría de estar vivo

gozar de momentos enmarcados en la eternidad
enamorarse de todos y de todo
diluirse en el ahora, en el presente,
vivir, así de fácil, como es debido

descubrimiento, curiosidad, sentimiento, aventura,
novedad, ilusión, aprendizaje, verdad,
belleza, belleza, belleza,
todo lo que ha de ser un viaje
todo lo que ha de ser la vida

gracias Mister Paco, por haberme hecho posible VIVIR esta experiencia

19 de marzo- 6 de abril 2010. Kenia, Africa”

Guerrero Masai en Loita Hills

Seguir leyendo ‘El safari de… Jose (I)’

Diario de safari: Namelok Naretoi Safari. Día 5

Morani, guerrero Masai

7-4-2009 – Reencuentros y nuevos guerreros.

Desayuno no muy temprano en el campamento. Una de las grandes ventajas de haber hecho muchos safaris y de ir con gente que ya ha hecho varios safaris, es que te quitas las prisas de la primera vez. En lugar de ir corriendo para abarcarlo todo, para verlo todo y para apurar al máximo cada segundo del viaje, todo es mucho más relajado. Estás en un sitio que ya conoces, por lo tanto puedes saborearlo mucho mejor, detalle a detalle y sin el impulso del turista. Este ha sido uno de esos días relajados a priori, pero en los que disfrutas de cada momento de la esencia del lugar y de la esencia del safari.

Tras el desayuno Topo e Iñigo fueron caminando con Mogue hacia la casa de Milton, con la intención de vernos allí y subir la colina donde está el Bicon (piedra fronteriza) con Tanzania. Los demás nos quedamos holgazaneando un poco en el campamento, escribiendo, escuchando música y disfrutando del lugar. Después fuimos poco a poco en el coche de Victor con Lentano hacia el lugar acordado. En esta zona de Loita Hills hay siempre bastante fauna: impalas, gacelas de Thomson y de Grandt, cebras, muchos ñúes… El día estaba precioso, algo nublado pero no hacía mucho calor.

Estuvimos un poco en casa de Milton esperando a que llegaran los paseantes y cuando nos unimos a ellos subimos la colina. La vista desde aquí es espectacular, abarcando prácticamente todas las colinas de Loita. La última vez que había subido aquí fue en 2005, y la verdad es que aunque parezca mentira se notan muchos cambios desde entonces. El más evidente es la proliferación de shambas (huertos locales), inexistentes anteriormente y que en cambio ahora abundan en los alrededores a los poblados. Los masais no han sido nunca un pueblo agricultor, sino ganadero y nómada. Sin embargo años de sequía tan pronunciada como este, les empujan a cambiar sus costumbres y probar suerte sembrando para asegurarse la comida. Es algo comprensible, pero no por ello uno deja de tener la sensación de que un lugar puede estar amenazado. Además, en estos años se nota que la población va en aumento y hay sensiblemente un mayor número de poblados y chozas. Muchas de esas chozas empiezan a tener el techo de uralita metálica, combinando con la tradicional “caca de vaca”. Hace años no se veía ni una sola con el techo así.

Foto: Iñigo Torrens

Seguir leyendo ‘Diario de safari: Namelok Naretoi Safari. Día 5’

Diario de safari: Namelok Naretoi Safari. Día 4

Llegando a Loita Hills. Foto: Iñigo Torrens

6-04-2009: Regreso a Loita Hills

Desayuno tempranito y recogida del campamento. Un día precioso, sol y buen tiempo. En un safari como el nuestro el ritual de plantar y recoger el campamento es lo más pesado del viaje. Volver a empaquetarlo todo, guardar las cosas y luego jugar al tetris con el maletero del coche hasta que todo está completamente encajado, sin que se mueva la carga, sin que le entre polvo…  Suele pasar como en los barcos: El día que mejor lo haces y más rápido funciona ya el equipo es el día que vuelves a casa y ya hasta la próxima.

Como bien dice Topo, en realidad da igual que vayas un día de camping que 10, ya que tienes que llevar prácticamente las mismas cosas: 2 mesas, 6 sillas, lámparas, bidón de parafina, el “kit” de la cocina, el menaje, lonas, neveras de viaje, baul metálico para la comida, agua potable, vegetales, colchones, tiendas, sacos de dormir, ducha, bidones para el agua de lavarse y cocinar, equipajes, material personal, repuestos para los coches, herramientas…  Recuerdo cuando era pequeño y ayudaba a mi padre al pesado proceso de cargar el coche para salir de vacaciones. Protestando por todo lo que llevábamos siempre decía: – El día que vayamos a un safari no se que vamos a hacer… !!!…  – Ahora siempre que cargamos el coche antes de un safari me acuerdo mucho de él…

El “Faru” en acción

Terminados de cargar los coches nos despedimos de Francheska y de los masais que nos habían acompañado estos días. Pusimos rumbo Este, para entrar en las míticas colinas de Loita. Hacía casi cuatro años que no venía por aquí. Loita Hills fue mi primera parada en un safari, en el año 2002, y fueron unos días totalmente inolvidables. Siempre he dicho que pese a haber conocido ya unos cuantos rincones de África, para mi Loita Hills será siempre la esencia de África, mis mejores recuerdos y mi rincón más auténtico. Hoy regresamos a Loita Hills y me sentía genial, con ganas de ver a los viejos amigos…

El camino estaba espectacular. El paisaje estaba seco pero con ganas de verdear con las últimas lluvias. Las noches anteriores habíamos visto relámpagos que podrían haber caido en esta zona o incluso en Masai Mara. Topo hizo de GPS y encontró la pista hacia Ilkerin. Al internarnos en Loita Hills  empezamos a ver gacelas thomson y grandt, alguna cebra, ñues y dik diks. Afortunadamente la pista estaba dura y no ofreció dificultades. Finalmente llegamos a Ilkerin y estaba muy animado, era día de mercado.

Cruzando Loita Hills

Seguir leyendo ‘Diario de safari: Namelok Naretoi Safari. Día 4’

Diario de safari. Namelok Naretoi Safari. Día 3

La hora del café…

5-04-2009 – En Namelok Naretoi

Ya recuperados del cansancio del día anterior, hoy nos levantamos a una hora más prudente que ayer. Aún así nos tomamos el desayuno con calma y ordenamos un poco el campamento. Isa ha pasado una noche malísima por haberse abrasado ayer con el sol y está completamente roja, hoy irá totalmente cubierta y con mucha desazón.

Tras desperezarnos nos pusimos en marcha. Esta mañana Topo había propuesto llegar hasta la casa de un viejo amigo, donde habíamos estado hace casi cuatro años con Nacho, también en el borde de Loita Forest. La ruta prácticamente transcurría por el borde del bosque y sobre el mapa a mi me parecía un poco excesiva, sobre todo si teníamos que volver andando desde allí… pero nos pusimos a andar, al igual que ayer acompañados de dos masais.

Sube que sube que sube…

Tras subir la colina nos empezamos a internar en el bosque. La perspectiva del paisaje cambió totalmente, a la sombra de árboles altísimos y oyendo muchos pájaros y colobos a nuestro alrededor. Pese a la sequía el bosque parecía rebosar vida. Tras cruzar un tramo de bosque llegamos a una preciosa meseta en lo alto de una colina, con una pradera despejada y con vista a un precioso valle que marcaba la línea del gran bosque primario. Reconocíamos aquél valle que llegaba hasta la casa de nuestro amigo. El primer vistazo cuatro años después indicaba que había aumentado bastante la población a este lado del bosque. Se veían nuevas bomas (poblados), numeroso ngombe (ganado), y sobre todo numerosas shambas (huertos). Pese a que tradicionalmente los masais no son un pueblo agricultor, cada vez van cambiando más las costumbres y aumentan sus cultivos.

Seguimos la pradera y nos encontramos a un pastor muy joven y simpático, que nos miraba curioso y divertido. No creo que se encuentre muy a menudo con grupos como el nuestro. El chico nos dijo que había un grupo de elefantes por la zona, que los había visto por la mañana temprano. Continuamos un rato subiendo y bajando colinas, siempre al borde del valle. La vista es impresionante. No vimos más fauna que el ganado masai y apenas vimos restos de animales salvajes salvo el ruido insistente de los colobos, que sin duda son muy abundantes en todo el bosque. Se dividen en familias y vimos unas cuantas.

Pastor masai

Seguir leyendo ‘Diario de safari. Namelok Naretoi Safari. Día 3’

Diario de safari: Namelok Naretoi Safari. Día 2

Pastor masai al atardecer, no lejos de Entansekera. Foto: Iñigo Torrens

4-04-2009 – En el Bosque de los Niños Perdidos

Desde el amanecer estuve remoloneando en mi tienda, durmiendo a saltos de media hora y aguzando el oído a ver si oía a mis compañeros… ninguno tenía prisa por despertarse, salvo Topo que tanto para acostarse como para levantarse tiene costumbres tempraneras. Cuando el calor empezaba a agobiar dentro de la tienda, di por finalizada mi pereza y salí. Lo primero que vi fue a Topo saludar desde lo alto de la colina, caminando hacia el campamento.

Este arranque de mañana fue perezoso, todo muy pole pole..  lavamos los platos de la noche anterior y Victor se curró unos huevos fritos que acompañamos con puntillas de jamón ibérico… impresionante!!! Todo un detalle por parte de Isa. Finalmente nos pusimos en marcha.

Higuera africana. Sirvan Isa y Victor a los lados como referencia de su enorme tamaño…

Tras ascender la gran colina de detrás del campamento, nos fuimos internando en Loita Forest. Estoy en muy baja forma, lo que me ha costado subir este primer repecho… Esta zona alberga un impresionante bosque primario repleto de elefantes y búfalos. No es fácil ver animales por lo denso del bosque, pero si vimos varias familias de los preciosos monos colobos. El bosque aún así es sobrecogedor. Tiene una gran simbología para los masais, que lo llaman “El Bosque de los Niños Perdidos“. En toda la caminata (unas 4 o 5 horas) no nos internamos demasiado, sino que fuimos bordeándolo, disfrutando de rincones preciosos y de las praderas de las colinas, que los masais aprovechan como corredores para su ganado. En esta franja del bosque aún hay demasiada presencia masai y no tanta fauna salvaje. Sin embargo, quedándote quieto y callado un rato, puedes observar una muy  abundante y variada avifauna.

Isa saludando a un bebé masai con una madre muy joven

Seguir leyendo ‘Diario de safari: Namelok Naretoi Safari. Día 2’

África Siglo 21

Es imposible pasar por África y quedarse ajeno a la realidad de cada país. En mis safaris y programas siempre procuro que, por pequeño que sea, cada visitante además de ver Naturaleza, paisajes y animales, tenga un cierto contacto con las etnias de cada país y que vea la realidad del pais que está explorando.

África Siglo 21 nace por un grupo de profesionales involucrados tanto en cooperación como en turismo, con muchos años de experiencia sobre el terreno y grandes conocedores de África. Ellos han identificado pequeños proyectos, pero siempre llevados por las comunidades locales, que necesitan ayuda exterior para poder funcionar. Estos proyectos son serios y muy necesarios, y África Siglo 21 se compromete a apoyarlos y legimitarlos.

El primer proyecto se trata de Namelok Naretoi, un centro de niños discapacitados masai situado en Entansekera, Loita Hills, en pleno corazón del territorio masai. Estos niños antes nacían sin esperanza y eran desahuciados, pero sin embargo gracias a este centro reciben tratamiento (de diversas dolencias, desde poliomielitis, paralisis cerebral, hidrocefalia, paraplegías, quemaduras…), educación y se les ayuda a tener un futuro digno e independiente.

No dejes de visitar su página web y unirte a su grupo de Facebook, entre todos tenemos que ayudar a estos niños. No dudes en colaborar y hacer tu pequeña aportación.

ASHE OLENG – MUCHAS GRACIAS

Diario de safari: Uli Mukora Safari. Día 1

Twende safari

31/08/2007. Twende Safari!

Un día muy largo… en especial porque el día anterior no terminó. Por fin de vacaciones, vuelta a la sabana y encima con mis amigos… poco más puedo pedir.

Anoche recogí a Iñigo, Luis e Iñaki en el Jomo Kenyatta y tras pasar por la Topera nos fuimos a dar una vuelta por Nairobi La Nuit… el game drive terminó pasadas las 5 de la madrugada y el tour leader no pudo dormir. Haciendo un alarde de responsabilidad volví al aeropuerto a recoger a Juan, que venía desde Alemania. Llegó sin problemas con Virgin y volvimos a casa a levantar a los safaristas. Primeras risas del viaje… esto promete. Yo tenía que preparar la maleta. Topo mientras preparando a su vez la Diligencia para su safari. También dormiría en Losho.

Fred llegó puntual a recogernos con el Land Cruiser e increíblemente conseguimos salir no demasiado tarde, aunque perdimos bastante tiempo en el ABC Shopping comprando provisiones y carne en la expendida carnicería que hay en ese centro comercial (7 chuletones de carne de Laikipia de primera, que lamentablemente y por un error logístico, se nos estropearon).

Y nos pusimos en marcha. Salimos de un Nairobi frío y nublado y pusimos rumbo al valle del Rift. La carretera hacia Narok está cada vez peor, y como es normal, el pasaje lo flipó con tanto bache, polvo y ausencia de asfalto. Aún así el viaje no se hizo pesado al acompañarlo de buena charla y música, aunque más de uno seguía ko de la noche anterior…

Por fin llegamos a Narok y… increible! Atasco de entrada en la ciudad… en Narok!!! lo nunca visto. Había dos camiones bloqueando la carretera y unos 50 vehículos parados. La pericia de Fred que se escapó por un talud inverosimil y el llevar un 4×4 nos salvó de alguna horita allí parados en el polvo… Como ibamos tarde no dimos una vuelta por la ciudad y directamente fuimos a comer al restaurantillo de la gasolinera de Kenol, a la salida de la ciudad.

Hay rincones que sin ser espectaculares te llenan de safari, y ese para mi es uno de ellos. Es llegar allí y recordar todas las veces que hemos parado a tomar una Tusker y poner gasolina. Es un paso obligado para ir a Mara, y es gracioso ver la caravana de mini buses llenos de turistas, a los cuales les suelen parar en las curio shop, un poco más adelante. Allí conozco a mucha gente, siempre te encuentras a algún masai conocido y siempre me saludan los chavales de las tiendas, los camareros, el dueño del restaurante y un chico que siempre está allí vendiendo cds. Tras saludarles a todos comimos unas samosas y unos sandwiches. Curiosamente me encontré a Mark, del proyecto de Ilkerin, al cual hacía mucho tiempo que no veía. Al salir nos cruzamos con Topo, que pese a que salió bastante más tarde nos alcanzó con la Diligencia.

Seguimos camino y del siguiente tramo no puedo hablar, ya que me quedé completamente dormido… Cuando abrí un ojo reconocí las Siana plains y las colinas que anuncian la entrada a Masai Mara. Los masais nos saludaban al pasar. El paisaje estaba más verde de lo habitual en esa época, y vimos los primeros ñues y cebras, y alguna que otra jirafa. Y por fin llegamos a Losho Camp

Allí estaban Anastasia, su hermana, Jackson y nos enseñaron cada rincón del campamento. El recibimiento de los masais que estaban allí, trabajando en el campamento o por ser del pueblo de al lado, fue como siempre entrañable. Quedé impresionado por como lo tenían montado y lo bien que estaba organizado todo, en un tiempo récord. El sitio del campamento es perfecto. Tiene sombra, agua (hay unos manantiales) y buena vista por los cuatro costados. A unos 600 m hay una manyatta (poblado) masai. Cuando terminamos el tour llegó Topo y directamente nos fuimos a dar un paseo con un par de masais. Subimos a una colina cercana para contemplar bien la zona del campamento y vimos el Sol ponerse sobre Mara. Grandes sensaciones, estar allí con toda esta tropa y encima con el Topo. Jose María, un primo de nuestro amigo Alberto, que acompañaba a Topo, decía que era increíble como se nos cambiaba la cara nada más llegar al campo!

 

Losho

Nos dimos una ducha calentita de escándalo y una cena espléndida. De sobremesa unas copas, el fuego del campamento y un pedazo de concierto impresionado a cargo de Fred y Juan. Increible las caras de los masais al oir por primera vez un saxo. Increible estar allí bajo mil estrellas, con los amigos, los masais, bajo la luna llena y cantando con ellos. Muy divertido el coro masai en una versión de “Lion Sleeps Tonight”, en la que el masai “Tall Man” (mide más de dos metros, no se comen mucho el coco con los nombres allí… a mi me recordaba al gigante de “La Princesa Prometida“).

Cuando por fin he llegado a mi tienda, oía las risas de mis amigos en la tienda de al lado mezclándose con los de la noche africana. Sin duda va a ser un gran safari…

 

Losho


LOGOweb

Archivos

© 2007-2016 Paco León. Las fotos y textos aquí publicados son del autor del blog salvo las especificamente citadas. Mis fotos se pueden copiar, distribuir y comunicar públicamente bajo las siguientes condiciones: Citar al autor y blog - No hacer uso Comercial - No modificar ni crear Obra Derivada. Los textos aquí publicados no se pueden copiar, distribuir o utilizar sin previo permiso del autor del blog. Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

De safari:

  • 611,782 huellas

Made on a mac


A %d blogueros les gusta esto: