Posts Tagged 'Loita Hills'

El safari de… Jose (I)

Jose, rodeado de niños masais en la manyata de Entasekera, Loita

Mi amigo José María García fue otro de los integrantes del safari de la pasada Semana Santa. Es un gustazo viajar con alguien como Jose, que sabe apreciar y beberse cualquier momento o detalle del viaje, que aunque haya recorrido ya bastante mundo no deje de sorprenderse y emocionarse con un paisaje, con un atardecer, con un pequeño guiño, siempre con sus muchas ganas de aprender, conocer y una curiosidad de explorador… Como buen viajero es muy fácil convivir con él, y siempre se mostraba receptivo para probar cualqueir cosa de comer que fuera nueva para él. Eso nos dio más de una buena anécdota, como el gran babuino que nos robó una “bolsa de gusanitos fosforitos” que Jose se había empeñado en comprar… también gracias a su curiosidad descrubrimos el tomacco

Aquí tenéis su visión, muy personal y en su propio estilo, de lo que fue para él este viaje:

Ale y Lentano

Fecha: Marzo – abril de 2010

Lugar: Kenya. Loita Forest, Mombasa, Diani Beach, Loita Hills, Nakuru y Masai Mara

Cámara: Nikon Cookpix S630

Safari organizado por: Topo Safaris

Jose y Lentano en Loita Hills

“Un viaje, un sueño

Recorrer un tramo más de un camino con corazón,
Llegar a otro mundo, dejarse absorber por ese mundo,
Disfrutar como un niño, cómo es posible si no, más que en cualquier otro mundo

Perderse en horizontes infinitos,
Jugar con nubes mágicas que dibujan sueños
Compartir miradas que nacen del alma y llegan al alma y la engrandecen

Reconciliarse, siendo contumaz lobo estepario, con el hombre
(con el no civilizado, únicamente con el no civilizado)
descubrir personas especiales
habiendo abandonado, por creerla estéril, hace ya tiempo la búsqueda

aprender de la sabiduría, en calma pero alerta, aquí y ahora, de los animales.
embelesarse, con solitarias acacias,
ajenas, ignorantes de vuestro mundo

contagiarse de la exuberante alegría de los colores
de la envergadura de sus sonrisas
que a voz en grito y en silencio
proclaman la alegría de estar vivo

gozar de momentos enmarcados en la eternidad
enamorarse de todos y de todo
diluirse en el ahora, en el presente,
vivir, así de fácil, como es debido

descubrimiento, curiosidad, sentimiento, aventura,
novedad, ilusión, aprendizaje, verdad,
belleza, belleza, belleza,
todo lo que ha de ser un viaje
todo lo que ha de ser la vida

gracias Mister Paco, por haberme hecho posible VIVIR esta experiencia

19 de marzo- 6 de abril 2010. Kenia, Africa”

Guerrero Masai en Loita Hills

Seguir leyendo ‘El safari de… Jose (I)’

El safari de… Ale (II)

Guerrero masai en Loita Hills

“…Abriendo caminos en Loita, y es que teníamos un conductor genial, Naphtali, del que guardo muchas fotografías mentales llenas de sonrisas y bromas. Conocer a los masais, tribu que aunque no haya aportado ningún tremendo avance a la humanidad, te conquistan por su sentido del honor, valentía y el gran corazón que poseen.

Nuestro campamento en Loita Hills, al sol de la mañana

Ver estrellas desde el circulo alrededor del fuego formado  por la familia (cualquiera que comparta un safari así, pasa a ser familia de uno) y aceptar una taza de Chai que te ofrece un antiguo morani. Historias de cacerías a la luz de la luna y despertares al alba a ritmo de aullido de Hiena.

Mujeres y niñas masais

Seguir leyendo ‘El safari de… Ale (II)’

El safari de… Ale (I)

Impresionante: Masai Mara verde como nunca y un topi en la tormenta… el momento de captar un rayo…

Ale me ha mandado un comentario y unas fotos sobre el safari que hicimos en Semana Santa. La verdad es que aunque le di mucha caña aguantó como una campeona y nos cuidó de maravilla en pleno “bush”, donde hizo funciones de cocinera de manera muy eficaz. Da gusto viajar con gente como Ale, no solo porque notas que el lugar y las gentes que le enseñas le está calando dentro, sino porque además sientes que por su simpatía y su forma de ser, ella también le llega a los lugares y a la gente, en este caso a los masais.

Aunque ya lo contaré en el diario, tuvimos un momento muy especial con ella, cuando nos invitaron a pasar a una choza donde estaba toda una familia masai reunida, celebrando una ceremonia de ponerle nombre a un pequeño. En agradecimiento, Ale cantó una canción en español y toda la gente la disfrutó en silencio, mirando con ojos bien abiertos a esa “muzunga” de pelo rojo. Es uno de los recuerdos más bonitos del viaje.

Además de ponerme colorao, nos hace un relato muy particular y en sus estilo de las vivencias que tuvo durante esa semana. Disfrutarlo.

Fecha: Marzo y abril de 2010

Lugar: Nakuru, Masai Mara y Loita Hills; Kenya

Cámara: Canon EOS 450D

Safari organizado por: Topo Safaris

Impalas en el Lago Nakuru

“Esto es Africa, my friend

Permitanme presentarme, ante todo. Mi nombre es Alejandra. Española y expatriada desde hace ya dos años y siete meses de ellos, en el Serengeti.

Hace ya más de un mes, tuve la gran suerte de hacer un Safari organizado por el gran Paco Leon.

Paco, no necesita presentación, su página le abala con textos y fotografías espectaculares. Tampoco hablaré de la labor que hace en el este del continente ayudando a los Kenianos a vivir en una sociedad igualitaria donde cada persona es tratada por su nombre y no por su color. Así que, si me permiten, me voy a centrar en aquella semana en la que Africa comenzó a tornarse como un lugar imprescindible para mi y para cualquier amante de lo autentico.

Jirafa de Rotchild en la espesura del Lago Nakuru

Seguir leyendo ‘El safari de… Ale (I)’

Diario de safari: Namelok Naretoi Safari. Día 4

Llegando a Loita Hills. Foto: Iñigo Torrens

6-04-2009: Regreso a Loita Hills

Desayuno tempranito y recogida del campamento. Un día precioso, sol y buen tiempo. En un safari como el nuestro el ritual de plantar y recoger el campamento es lo más pesado del viaje. Volver a empaquetarlo todo, guardar las cosas y luego jugar al tetris con el maletero del coche hasta que todo está completamente encajado, sin que se mueva la carga, sin que le entre polvo…  Suele pasar como en los barcos: El día que mejor lo haces y más rápido funciona ya el equipo es el día que vuelves a casa y ya hasta la próxima.

Como bien dice Topo, en realidad da igual que vayas un día de camping que 10, ya que tienes que llevar prácticamente las mismas cosas: 2 mesas, 6 sillas, lámparas, bidón de parafina, el “kit” de la cocina, el menaje, lonas, neveras de viaje, baul metálico para la comida, agua potable, vegetales, colchones, tiendas, sacos de dormir, ducha, bidones para el agua de lavarse y cocinar, equipajes, material personal, repuestos para los coches, herramientas…  Recuerdo cuando era pequeño y ayudaba a mi padre al pesado proceso de cargar el coche para salir de vacaciones. Protestando por todo lo que llevábamos siempre decía: – El día que vayamos a un safari no se que vamos a hacer… !!!…  – Ahora siempre que cargamos el coche antes de un safari me acuerdo mucho de él…

El “Faru” en acción

Terminados de cargar los coches nos despedimos de Francheska y de los masais que nos habían acompañado estos días. Pusimos rumbo Este, para entrar en las míticas colinas de Loita. Hacía casi cuatro años que no venía por aquí. Loita Hills fue mi primera parada en un safari, en el año 2002, y fueron unos días totalmente inolvidables. Siempre he dicho que pese a haber conocido ya unos cuantos rincones de África, para mi Loita Hills será siempre la esencia de África, mis mejores recuerdos y mi rincón más auténtico. Hoy regresamos a Loita Hills y me sentía genial, con ganas de ver a los viejos amigos…

El camino estaba espectacular. El paisaje estaba seco pero con ganas de verdear con las últimas lluvias. Las noches anteriores habíamos visto relámpagos que podrían haber caido en esta zona o incluso en Masai Mara. Topo hizo de GPS y encontró la pista hacia Ilkerin. Al internarnos en Loita Hills  empezamos a ver gacelas thomson y grandt, alguna cebra, ñues y dik diks. Afortunadamente la pista estaba dura y no ofreció dificultades. Finalmente llegamos a Ilkerin y estaba muy animado, era día de mercado.

Cruzando Loita Hills

Seguir leyendo ‘Diario de safari: Namelok Naretoi Safari. Día 4’

Diario de safari: Namelok Naretoi Safari. Día 1

Foto: Iñigo Torrens

3-4-2009 – Volando bajo, twende safari!

A menudo me pregunta la gente si no me canso de África, que si volver tiene sentido y merece la pena recorrer caminos  ya conocidos antes que enfrentarse a nuevas sendas. Cuando me dicen algo así tan solo sonrío. Da igual que sea tu primer safari a que lleves ya unas cuantas decenas a tu espalda. La emoción y cosquilleo que uno siente antes de partir es una sensación común a todos los que amamos África. Esto pensaba cuando, de nuevo, otra vez, me encontraba en el mismo patio de Nairobi, con el suelo lleno de cosas por empaquetar y el coche abierto esperando a ser cargado.

Isa y yo llegamos antes de ayer vía Bruselas, con una parada en Bujumbura (Burundi). Ayer estuvimos haciendo gestiones por la ciudad, encontrándonos con viejos amigos y pegándonos una pequeña fiesta por Nairobi la nuit…

Este safari pinta muy bien. Para empezar es una época del año en que no suelo venir (principios de abril, comienzo de época de lluvias), y en contra de lo que piensa la gente, es uno de los mejores momentos para viajar al Este de África. La tripulación es completamente de lujo, comandada por Topo, le seguíamos Isabel Álvarez (WILEXCO Safaris), Victor de la Torre (Cooperante profesional con muchos años en África a sus espaldas) , Iñigo Torrens (mi amigo de la infancia , arquitecto y residente en Mombasa) y un servidor. Los vehículos no pueden ser menos especiales. Topo lleva su “Diligencia II), Mercedes GD300 del año 86, y Victor con su “flamante” Faru, también un Mercedes G del año 91, aunque en este caso “largo”. Es el primer safari del “Faru” de Victor, que sobra decir que está como un niño con zapatos nuevos.


Tras el farragoso proceso de cargar hasta los topes los dos coches (Tiendas, sacos, colchones, equipo de cocina, lámparas, sillas, mesas, menaje, comida y agua  para 7 días, cervezas, refrescos, alcohol, hielo, esteras, toldos, bidones de parafina, bidones para agua, herramientas y equipaje de cinco muzungus, entre otras cosas); nos pusimos en marcha en una preciosa mañana soleada, rumbo hacia el valle del Rift.

La primera anécdota fue al salir de Nairobi, nos paró la policia con ganas de sacarse un dinerillo.

– “Buenos días, me enseña la licencia?, tiene los triángulos de emergencia?”  – fue el saludo del guardia a Victor, que muy amablemente en swahili le fue contestando a todas las preguntas. La cara del agente se iluminó cuando vió a Iñigo sin cinturón en el asiento de atrás (el coche los tenía desmontados). Pusimos como excusa que no se podían sacar por la gran carga del coche. Tras decirnos que lo suyo sería sacar toda la carga o llevarse a Iñigo a comisaría, cortesmente Victor lo solucionó dándole de manera educada y discreta unos 200 chelines (2 euros).

Seguimos camino sin más novedad, la vista del Rift mostraba un valle mucho más verde a lo que estoy acostumbrado. Se nota que todo anda aún muy seco, pero a poco que ha llovido todo ha empezado a verdear.

La mayor sorpresa de esta etapa ha sido la carretera… por fin está casi terminada!!!! La carretera entre Nairobi y Narok ha sido siempre un desastre. Sin embargo se han puesto las pilas y solo quedan unos 10 km de demoníacos baches, polvo y tierra. Parece increíble una carretera ancha, lisa y recién asfaltada!!!! Menuda gozada. Se ha reducido el tiempo en llegar a Masai Mara en casi dos horas en total.

Comimos en Narok, en el restaurante de la gasolinera Kenol, como es ya tradición de hace muchos años.

Seguir leyendo ‘Diario de safari: Namelok Naretoi Safari. Día 1’


LOGOweb

Archivos

© 2007-2016 Paco León. Las fotos y textos aquí publicados son del autor del blog salvo las especificamente citadas. Mis fotos se pueden copiar, distribuir y comunicar públicamente bajo las siguientes condiciones: Citar al autor y blog - No hacer uso Comercial - No modificar ni crear Obra Derivada. Los textos aquí publicados no se pueden copiar, distribuir o utilizar sin previo permiso del autor del blog. Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

De safari:

  • 617,827 huellas

Made on a mac


A %d blogueros les gusta esto: