Posts Tagged 'elefante'

Diario de safari: Namelok Naretoi Safari. Día 7

Foto: Iñigo Torrens

9-4-2009: La sombra del kifaru

Nos levantamos como marqueses en Sekenani Camp. La ducha de anoche fue antológica tras todos estos días de camping. La de esta mañana soberbia. Dormir en un tented camp, además de ser comodísimo, tiene el aliciente de poder vivir y escuchar la noche africana. Entre otras cosas, numerosas hienas, un leopardo, y al amanecer he oído el rugido lejano de un león. Al salir de la tienda vi una pareja de bushbucks, preciosos.

Tras el desayuno nos fuimos de game drive. Topo se fue directamente a Losho, le apetecía caminar. Así que los cuatro restantes nos encaminamos a Mara. Victor no conoce muy bien Mara, así que para mi tenía el aliciente de ser yo quien fuera marcando el camino y el reto de conocer y orientarte por Masai Mara.

Nada más entrar en el Parque un grandísimo búfalo fue el primer buen augurio del día. Vimos muchos elefantes, una gran manada copaba toda la falda de una colina, ofreciéndonos una escena típicamente africana. En esta época no está la gran migración, sin embargo siempre se ven muchísimos animales en Mara, y cuando no está la migración hay muchos más elefantes, que se retiran del Mara cuando las praderas de llenan de ruidosos y molestos ñúes y la jauría de carroñeros y predadores que llevan consigo.

Gran leona en Masai Mara

Mi plan era dirigirnos hacia Sand River Gate, pero cerca de Keekorok paramos para presenciar una escena curiosísima y nada habitual. A unos 50m del coche y al pié de un bosquecillo, un grupo de varias elefantas con sus crías y un gran macho dormitaban al sol de la mañana. Estaban todos completamente fritos e inmóviles, y uno a uno fueron cayendo y tumbándose en el suelo para disfrutar mejor de la siesta. Hasta cinco de ellos vimos tumbados a la vez. Ver un elefante tumbarse es ya de por si un espectáculo!

Lo siguiente fue detenernos para ver un grupo de leonas. Estaban bastante cerca, tras un talud. Parecían activas pero nos fuimos porque enseguida se llenó de turistas. Efectivamente cuando dejamos Keekorok atrás y tomamos la pista hacia Sand River Gate dejamos de ver mini buses y turistas y pasamos el resto de la mañana completamente solos. Me encanta esta zona de Mara. Nunca había venido en esta época y era sorprendente verla tan verde, acostumbrado a los colores de la época seca. El sol brillaba y el paisaje resplandecía, había muchísimas cebras decorando el paisaje y  las praderas estaban llenas de flores. Finalmente vimos el río y las primeras colinas de Serengeti detrás, invitándonos pasar a Tanzania. Tomamos la rivera del río, bordeando la frontera entre Mara y Serengeti. Vimos varios reedbucks bohor, que gustan de estas zonas de rivera. Durante un rato no vimos muchos más mamíferos, salvo un grupo de elans, siempre tímidos, al otro lado del río. Un pájaro secretario, varios gansos del Nilo, avestruces y un enorme galápago amenizaron este rato, aunque el paisaje de por si ya merecía la pena. Junto a Sand River hay unas higueras gigantescas, bajo su sombra ofrecen unos sitios para acampar alucinantes. Seguimos el curso del río hasta cerca de Sala’s Camp. Recordaba haber visto dos leones gigantescos en estas mismas esplanadas. Decidimos abandonar el río y tirar hacia las praderas.

El Kifaru! Rinoceronte negro en Masai Mara

Seguir leyendo ‘Diario de safari: Namelok Naretoi Safari. Día 7’

Las fotos de Lucía y Oscar (III)

migracionRetazos de la Gran Migración

Última entrega de las fotos de Lucía y Oscar

“Posteriormente  fuimos hasta la orilla del río Mara,  allí estaban los ñues (como un millón de ellos) esperando el momento oportuno para cruzar el río y seguir con la gran migración.  En el río sus “colegas” los cocodrilos afilando sus dientes a la espera de que cruzasen y pegarse un buen festín.  Al otro lado en las copas de los arboles, los buitres también esperan pegarse un buen atracón.

Tras ver la migración fuimos a comer. Lo hicimos allí mismo, en mitad de la sabana del Maasai Mara, comida tipo Pic Nic que nos habían preparado en el hotel.  Maravilloso momento hacer una comida así……

Otra escena importante y difícil de ver según los guías que pudimos contemplar un poco más tarde fue la  de una Leona con sus cachorros jugando….  Estuvo genial ver a los cachorros sin parar de jugar entre ellos y con sus padres (ya que luego apareció el macho).  Como impresionante fue ver el momento en que la leona se separa del grupo y pega un rúgido de escándalo, en ese momento se incorporá el macho dominante y otro que había llegado posteriormente y comienzan a rugir al unísono…..  Que experiencia!!!  Impresionante de verdad.

rhino_blncRinoceronte blanco tumbado en la hierba de Nakuru

El 2º día lo dedicamos a estar en un poblado Maasai.  Otra experiencia irrepetible e inolvidable. Nos enseñaron su forma de vida, en chozas hechas con barro, ramas y caca de vaca (es un gran aislante térmico).  Viven en armonía con la naturaleza, y no quieren evolucionar…..  Hacen fuego con palos en cuestión de segundos, utilizan la savía de un tipo determinado de planta para hacer crema hidratante, se limpian los dientes con ramitas olivo (y que blancos tenían los dientes), lijan la madera con la hojas rugosas de un arbusto.  Entrañable fue también cuando reunimos a todos los niños del poblado y les obsequiamos con varias coas que les habíamos traído de España (lapiceros, rotuladores, libretitas, globos, juguetes, caramelos etc…) , que caras tan alegres y de agradecimiento con tan poca cosa……  Unos niños adorables.

leopardo-b-1Leopardo sobre la rama de una acacia

Seguir leyendo ‘Las fotos de Lucía y Oscar (III)’

Las fotos de… Lucía y Oscar (II)

elefantes_mara

Segunda entrega de las fotos de Lucía y Oscar

“De entrada tengo que decir que Maasai Mara es una auténtica pasada de reserva, lejos de ver un secarral, nos encontramos una reserva muy verde y sin una mota de polvo por los caminos….

En cuanto a los animales, no sé por dónde empezar, porque lo vimos todo, estuvimos 3 días y si soy sincero tengo que decir que me enamoré de la reserva….

Estuvimos alojados en el Sekenani Tented Camp,  sin duda alguna ha sido una de las mejores experiencias que he vivido nunca.  Me explico, eso de dormir en una tienda de lujo en mitad del Maasai Mara en la que por las noches podías oír a los monos jugando por el tejado, hienas aullando, infinidad de pájaros cantando, cobos de agua (Pertenece a la familia de los antílopes) pasando por delante de la tienda,  Buffalos etc…

antilope1

Aunque parezca increíble estuvimos solos en el tented camp, todo el personal pendiente de nosotros, las otras 14 tiendas estaban vacías.  Por la noche 2 Maasais con lanzas nos acompañaban de la tienda al comedor y del comedor a la tienda como precaución por si se colaba algún que otro animal y nos daba un susto.  Nos comentaron que solían ir manadas de elefantes a comer, hienas, buffalos, Cobos de agua, incluso los leopardos se cobijaban en las ramas de los altísimos árboles que había en el Tented.

Vamos al Game, el primer día empezamos viendo Jabalíes y Jirafas…… Leo y Milton nos dijeron que eso era un buen augurio ya que si los primeros animales que ves son éstos, vas a tener suerte durante el resto del game y vas a ver de todo…….  ¡¡ Que razón llevaban!!.

cachorroleon Seguir leyendo ‘Las fotos de… Lucía y Oscar (II)’

Diario de safari: Kaskazini safari. Día 3

Gerenuk o antílope jirafa

8-9-08. El Parque perdido

Nos despertamos muy temprano, y tras un desayuno en el hotel de Maua al amanecer, llenamos el tanque de gasóleo y nos dirigimos, atravesando huertos y campos de miraa hacia el Parque Nacional de Meru. El Mercedes, tras la avería, iba como la seda en dos ruedas motrices. En menos de una hora estábamos en Murera Gate, donde un simpático joven ranger del KWS (Kenya Wildlife Service) nos daba la bienvenida y cumplimentábamos la entrada al Parque. Tras una charla con el ranger y ofrecernos para llevar el correo al puesto del KWS cercano a Elsa’s, nos internamos en el Parque bajo una intensa luz de la mañana.

El Parque Nacional de Meru es una joya de Kenya. Con 87.000 hectáreas (870km2) no es de los más grandes, pero tiene un paisaje rico y variado. Es un gran desconocido dentro de la red de Parques de Kenya y no está incluido en las rutas turísticas convencionales. El no aparecer en los catálogos de grandes touroperadores lo hace, ya de por si, un lugar interesante. Situado en el Norte del País, al Noreste del Monte Kenya y al Norte del Parque de Kora (separado por el río Tana), Meru es un fértil punto estratégico que recibe bastantes precipitaciones al año y tiene gran abundancia de agua. Sus diferentes biotopos son un oasis en la zona, ya que al Norte no hay más que una gigantesca extensión seca hasta la frontera con Somalia. El paisaje es bastante verde y variado, muy atractivo, y el tener regatos de agua clara cruzando su territorio hace que respire vida. El no tener un acceso cercano a Nairobi y apenas oferta hotelera, hace que Meru sea muy poco visitado. Nos encontramos entre territorio de las tribus Meru y Borana.

Kudu menor

Meru se hizo famoso por ser uno de los lugares donde George y Joy Adamson se inspiraron para su libro y rodaron más tarde la famosa película Elsa, Nacida libre. Sin embargo Meru fue muy castigado en los años 80, durante la gran sequía y el furtivismo que nació entonces. Al estar alejado y tan cerca de Somalia lo convirtió en territorio de nadie, donde los bandidos shiftas campaban a sus anchas e hicieron tremendos destrozos ante la impotencia y casi pasividad del Servicio de la Naturaleza, anterior al KWS. El Parque fue testigo en los años 80 de tremendas guerras entre furtivos y rangers, que culminó con el asesinato del malogrado conservacionista George Adamson

Los jefes de Meru

Las zonas que rodean a Meru eran antiguamente bloques de caza. Al prohibirse la caza perdieron valor y las autoridades keniananas no pueden vigilar tanto territorio, así que la fauna se vio reducida por el ganado borana y las matanzas de los shiftas. Sin embargo entre 2000 y 2005 el The International Fund for Animal Welfare (IFAW) dio un impulso de varios millones de dólares para recuperar Meru. Se valló una zona para crear un santuario de rino negro, se crearon infraestructuras y se restauraron las infraestructuras del Parque. Se introdujeron animales de otros lugares y se recuperó una de las maravillas de Kenya. Hoy en día es un Parque bien protegido y con un potencial tremendo. Será uno de los Parques fundamentales de Kenya en unos 10 años, cuando su proceso de recuperación culmine en un proceso de crecimiento y expansión.

Para mi gusto Meru lo tiene todo para disfrutar, y tuvimos un game drive delicioso durante la mañana, en la cual tan solo nos cruzamos con un vehículo. Paramos en unas bandas (cabañas) del KWS enfocadas al turismo local, y estuvimos jugando con una preciosa jirafa reticulada que tras quedar huérfana buscó cobijo aquí y está acostumbrada a la gente. “Le encanta seguir a la gente” – me dijo el cuidador del camping – y doy fe de ello.

Topo ante una amistosa jirafa reticulada

Seguir leyendo ‘Diario de safari: Kaskazini safari. Día 3’


LOGOweb

Archivos

© 2007-2016 Paco León. Las fotos y textos aquí publicados son del autor del blog salvo las especificamente citadas. Mis fotos se pueden copiar, distribuir y comunicar públicamente bajo las siguientes condiciones: Citar al autor y blog - No hacer uso Comercial - No modificar ni crear Obra Derivada. Los textos aquí publicados no se pueden copiar, distribuir o utilizar sin previo permiso del autor del blog. Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

De safari:

  • 609,376 huellas

Made on a mac


A %d blogueros les gusta esto: