Archive Page 2

El safari de… Jose (II)

Cebras al atardecer en Masai Mara

Pastor masai en Loita Forest

Niños masai en la manyatta de Entasekera

Manyatta en Entasekera

Lentano, Jose y Tom

Seguir leyendo ‘El safari de… Jose (II)’

El safari de… Jose (I)

Jose, rodeado de niños masais en la manyata de Entasekera, Loita

Mi amigo José María García fue otro de los integrantes del safari de la pasada Semana Santa. Es un gustazo viajar con alguien como Jose, que sabe apreciar y beberse cualquier momento o detalle del viaje, que aunque haya recorrido ya bastante mundo no deje de sorprenderse y emocionarse con un paisaje, con un atardecer, con un pequeño guiño, siempre con sus muchas ganas de aprender, conocer y una curiosidad de explorador… Como buen viajero es muy fácil convivir con él, y siempre se mostraba receptivo para probar cualqueir cosa de comer que fuera nueva para él. Eso nos dio más de una buena anécdota, como el gran babuino que nos robó una “bolsa de gusanitos fosforitos” que Jose se había empeñado en comprar… también gracias a su curiosidad descrubrimos el tomacco

Aquí tenéis su visión, muy personal y en su propio estilo, de lo que fue para él este viaje:

Ale y Lentano

Fecha: Marzo – abril de 2010

Lugar: Kenya. Loita Forest, Mombasa, Diani Beach, Loita Hills, Nakuru y Masai Mara

Cámara: Nikon Cookpix S630

Safari organizado por: Topo Safaris

Jose y Lentano en Loita Hills

“Un viaje, un sueño

Recorrer un tramo más de un camino con corazón,
Llegar a otro mundo, dejarse absorber por ese mundo,
Disfrutar como un niño, cómo es posible si no, más que en cualquier otro mundo

Perderse en horizontes infinitos,
Jugar con nubes mágicas que dibujan sueños
Compartir miradas que nacen del alma y llegan al alma y la engrandecen

Reconciliarse, siendo contumaz lobo estepario, con el hombre
(con el no civilizado, únicamente con el no civilizado)
descubrir personas especiales
habiendo abandonado, por creerla estéril, hace ya tiempo la búsqueda

aprender de la sabiduría, en calma pero alerta, aquí y ahora, de los animales.
embelesarse, con solitarias acacias,
ajenas, ignorantes de vuestro mundo

contagiarse de la exuberante alegría de los colores
de la envergadura de sus sonrisas
que a voz en grito y en silencio
proclaman la alegría de estar vivo

gozar de momentos enmarcados en la eternidad
enamorarse de todos y de todo
diluirse en el ahora, en el presente,
vivir, así de fácil, como es debido

descubrimiento, curiosidad, sentimiento, aventura,
novedad, ilusión, aprendizaje, verdad,
belleza, belleza, belleza,
todo lo que ha de ser un viaje
todo lo que ha de ser la vida

gracias Mister Paco, por haberme hecho posible VIVIR esta experiencia

19 de marzo- 6 de abril 2010. Kenia, Africa”

Guerrero Masai en Loita Hills

Seguir leyendo ‘El safari de… Jose (I)’

Diario de safari: Namelok Naretoi Safari. Día 7

Foto: Iñigo Torrens

9-4-2009: La sombra del kifaru

Nos levantamos como marqueses en Sekenani Camp. La ducha de anoche fue antológica tras todos estos días de camping. La de esta mañana soberbia. Dormir en un tented camp, además de ser comodísimo, tiene el aliciente de poder vivir y escuchar la noche africana. Entre otras cosas, numerosas hienas, un leopardo, y al amanecer he oído el rugido lejano de un león. Al salir de la tienda vi una pareja de bushbucks, preciosos.

Tras el desayuno nos fuimos de game drive. Topo se fue directamente a Losho, le apetecía caminar. Así que los cuatro restantes nos encaminamos a Mara. Victor no conoce muy bien Mara, así que para mi tenía el aliciente de ser yo quien fuera marcando el camino y el reto de conocer y orientarte por Masai Mara.

Nada más entrar en el Parque un grandísimo búfalo fue el primer buen augurio del día. Vimos muchos elefantes, una gran manada copaba toda la falda de una colina, ofreciéndonos una escena típicamente africana. En esta época no está la gran migración, sin embargo siempre se ven muchísimos animales en Mara, y cuando no está la migración hay muchos más elefantes, que se retiran del Mara cuando las praderas de llenan de ruidosos y molestos ñúes y la jauría de carroñeros y predadores que llevan consigo.

Gran leona en Masai Mara

Mi plan era dirigirnos hacia Sand River Gate, pero cerca de Keekorok paramos para presenciar una escena curiosísima y nada habitual. A unos 50m del coche y al pié de un bosquecillo, un grupo de varias elefantas con sus crías y un gran macho dormitaban al sol de la mañana. Estaban todos completamente fritos e inmóviles, y uno a uno fueron cayendo y tumbándose en el suelo para disfrutar mejor de la siesta. Hasta cinco de ellos vimos tumbados a la vez. Ver un elefante tumbarse es ya de por si un espectáculo!

Lo siguiente fue detenernos para ver un grupo de leonas. Estaban bastante cerca, tras un talud. Parecían activas pero nos fuimos porque enseguida se llenó de turistas. Efectivamente cuando dejamos Keekorok atrás y tomamos la pista hacia Sand River Gate dejamos de ver mini buses y turistas y pasamos el resto de la mañana completamente solos. Me encanta esta zona de Mara. Nunca había venido en esta época y era sorprendente verla tan verde, acostumbrado a los colores de la época seca. El sol brillaba y el paisaje resplandecía, había muchísimas cebras decorando el paisaje y  las praderas estaban llenas de flores. Finalmente vimos el río y las primeras colinas de Serengeti detrás, invitándonos pasar a Tanzania. Tomamos la rivera del río, bordeando la frontera entre Mara y Serengeti. Vimos varios reedbucks bohor, que gustan de estas zonas de rivera. Durante un rato no vimos muchos más mamíferos, salvo un grupo de elans, siempre tímidos, al otro lado del río. Un pájaro secretario, varios gansos del Nilo, avestruces y un enorme galápago amenizaron este rato, aunque el paisaje de por si ya merecía la pena. Junto a Sand River hay unas higueras gigantescas, bajo su sombra ofrecen unos sitios para acampar alucinantes. Seguimos el curso del río hasta cerca de Sala’s Camp. Recordaba haber visto dos leones gigantescos en estas mismas esplanadas. Decidimos abandonar el río y tirar hacia las praderas.

El Kifaru! Rinoceronte negro en Masai Mara

Seguir leyendo ‘Diario de safari: Namelok Naretoi Safari. Día 7’

Diario de Safari: Namelok Naretoi Safari. Día 6

Equipo de lujo en Loita Hills. De izquda a dcha: Victor de la Torre, Iñigo Torrens, Mogue Siloma, Paco León, Isabel Álvarez, Lentano Siloma y Topo Pañeda

8-4-2009 – Las puertas de Mara

Tras el desayuno tocó el farragoso y ya casi rutinario proceso de recoger el campamento, empaquetarlo todo, doblar las tiendas… La cara mala de llevar un campamento tan currado como este es precisamente eso, que cuantas más cosas traigamos más cosas hay que recoger. Menos mal que somos un buen equipo y la verdad es que con la ayuda de los masais al final no ha sido para tanto.

Tras las fotos de rigor, nos despedimos de nuestros amigos masais con muchas ganas de volver a verlos pronto. Me consta que ellos se alegran igualmente de vernos, se lo pasan muy bien con nosotros, nos tienen mucho aprecio y cambian totalmente su rutina, pero ellos nunca saben cuándo vamos a ir, simplemente aparecemos sin avisar (tampoco podemos avisarles!)…

Empaquetando y recogiendo el campamento

El camino entre Loita Hills y Mara me encanta. Lo he hecho varias veces y es una etapa de la que nunca me canso. Poco a poco las colinas se van espesando en vegetación y hay unas colinas más altas, prácticamente pequeñas montañas que separan el triángulo Serengeti, Loita y Mara. En esta zona apenas hay poblados y se ve bastante vida salvaje. Da ganas de acampar algún día por aquí. El último pasito antes de llegar al prácticamente comienzo de Masai Mara es cruzar Sand River, uno de los míticos ríos de esta zona.

Sand river nace en Loita Forest, atraviesa Loita Hills y se adentra en Masai Mara, formando la frontera con Tanzania hasta llegar al río Mara, al cual es afluente. Este río probablemente lo habréis visto en muchos documentales, ya que aunque aparentemente normalmente va con poca agua o prácticamente seco durante la época seca, de pronto puede experimentar grandes crecidas en cuestión de minutos, dependiendo de si ha llovido en las montañas. En época de lluvias es caprichoso, y puede ser dificil de cruzarlo. En sus repentinas crecidas en muchas ocasiones se lleva arrastras a algunos animales, ganado e incluso personas.

El Faru (Mercedes G) de Victor, empezando a cruzar Sand River

Seguir leyendo ‘Diario de Safari: Namelok Naretoi Safari. Día 6’

El safari de… Ale (II)

Guerrero masai en Loita Hills

“…Abriendo caminos en Loita, y es que teníamos un conductor genial, Naphtali, del que guardo muchas fotografías mentales llenas de sonrisas y bromas. Conocer a los masais, tribu que aunque no haya aportado ningún tremendo avance a la humanidad, te conquistan por su sentido del honor, valentía y el gran corazón que poseen.

Nuestro campamento en Loita Hills, al sol de la mañana

Ver estrellas desde el circulo alrededor del fuego formado  por la familia (cualquiera que comparta un safari así, pasa a ser familia de uno) y aceptar una taza de Chai que te ofrece un antiguo morani. Historias de cacerías a la luz de la luna y despertares al alba a ritmo de aullido de Hiena.

Mujeres y niñas masais

Seguir leyendo ‘El safari de… Ale (II)’

El safari de… Ale (I)

Impresionante: Masai Mara verde como nunca y un topi en la tormenta… el momento de captar un rayo…

Ale me ha mandado un comentario y unas fotos sobre el safari que hicimos en Semana Santa. La verdad es que aunque le di mucha caña aguantó como una campeona y nos cuidó de maravilla en pleno “bush”, donde hizo funciones de cocinera de manera muy eficaz. Da gusto viajar con gente como Ale, no solo porque notas que el lugar y las gentes que le enseñas le está calando dentro, sino porque además sientes que por su simpatía y su forma de ser, ella también le llega a los lugares y a la gente, en este caso a los masais.

Aunque ya lo contaré en el diario, tuvimos un momento muy especial con ella, cuando nos invitaron a pasar a una choza donde estaba toda una familia masai reunida, celebrando una ceremonia de ponerle nombre a un pequeño. En agradecimiento, Ale cantó una canción en español y toda la gente la disfrutó en silencio, mirando con ojos bien abiertos a esa “muzunga” de pelo rojo. Es uno de los recuerdos más bonitos del viaje.

Además de ponerme colorao, nos hace un relato muy particular y en sus estilo de las vivencias que tuvo durante esa semana. Disfrutarlo.

Fecha: Marzo y abril de 2010

Lugar: Nakuru, Masai Mara y Loita Hills; Kenya

Cámara: Canon EOS 450D

Safari organizado por: Topo Safaris

Impalas en el Lago Nakuru

“Esto es Africa, my friend

Permitanme presentarme, ante todo. Mi nombre es Alejandra. Española y expatriada desde hace ya dos años y siete meses de ellos, en el Serengeti.

Hace ya más de un mes, tuve la gran suerte de hacer un Safari organizado por el gran Paco Leon.

Paco, no necesita presentación, su página le abala con textos y fotografías espectaculares. Tampoco hablaré de la labor que hace en el este del continente ayudando a los Kenianos a vivir en una sociedad igualitaria donde cada persona es tratada por su nombre y no por su color. Así que, si me permiten, me voy a centrar en aquella semana en la que Africa comenzó a tornarse como un lugar imprescindible para mi y para cualquier amante de lo autentico.

Jirafa de Rotchild en la espesura del Lago Nakuru

Seguir leyendo ‘El safari de… Ale (I)’

Las fotos de… Rocío (II)

Leona dando buena cuenta de una cebra (Masai Mara)

Guepardo con la cara manchada de sangre (Masai Mara)

Preciosa vista de Masai Mara Oeste desde Kilima Camp (Masai Mara)

Carlos aprendiendo a hacer fuego en Kilima. (Masai Mara)

Seguir leyendo ‘Las fotos de… Rocío (II)’

Las fotos de… Rocío (I)

Grupo de elefantes cruzando el río Ewaso Ngiro. Parque Nacional de Samburu

Rocío me manda unas cuantas fotos del safari que hicieron en Semana Santa. Las fotos son preciosas y dan buena muestra de lo increiblemente verde que estaban los paisajes en esa época tras haberse adelantado la época de lluvias. Increibles las de Samburu, con colores inusualmente verdes y mucha agua en esta clásica sabana árida. Con ella y su grupo coincidí en Masai Mara y Narok y la verdad es que da gusto encontrarse con gente que disfruta tanto de África y de un viaje.

Rinoceronte blanco en el Parque Nacional de Nakuru

Fecha: Marzo de 2010

Lugar: Samburu, Nakuru y Masai Mara, Kenya

Cámara: Panasonic DMC-FZ50

Safari organizado por: Topo Safaris

Cebras de Grevy dejando que la Naturaleza siga su curso… Samburu

Jirafa de Rotchild en el Lago Nakuru

Seguir leyendo ‘Las fotos de… Rocío (I)’

Diario de safari: Namelok Naretoi Safari. Día 5

Morani, guerrero Masai

7-4-2009 – Reencuentros y nuevos guerreros.

Desayuno no muy temprano en el campamento. Una de las grandes ventajas de haber hecho muchos safaris y de ir con gente que ya ha hecho varios safaris, es que te quitas las prisas de la primera vez. En lugar de ir corriendo para abarcarlo todo, para verlo todo y para apurar al máximo cada segundo del viaje, todo es mucho más relajado. Estás en un sitio que ya conoces, por lo tanto puedes saborearlo mucho mejor, detalle a detalle y sin el impulso del turista. Este ha sido uno de esos días relajados a priori, pero en los que disfrutas de cada momento de la esencia del lugar y de la esencia del safari.

Tras el desayuno Topo e Iñigo fueron caminando con Mogue hacia la casa de Milton, con la intención de vernos allí y subir la colina donde está el Bicon (piedra fronteriza) con Tanzania. Los demás nos quedamos holgazaneando un poco en el campamento, escribiendo, escuchando música y disfrutando del lugar. Después fuimos poco a poco en el coche de Victor con Lentano hacia el lugar acordado. En esta zona de Loita Hills hay siempre bastante fauna: impalas, gacelas de Thomson y de Grandt, cebras, muchos ñúes… El día estaba precioso, algo nublado pero no hacía mucho calor.

Estuvimos un poco en casa de Milton esperando a que llegaran los paseantes y cuando nos unimos a ellos subimos la colina. La vista desde aquí es espectacular, abarcando prácticamente todas las colinas de Loita. La última vez que había subido aquí fue en 2005, y la verdad es que aunque parezca mentira se notan muchos cambios desde entonces. El más evidente es la proliferación de shambas (huertos locales), inexistentes anteriormente y que en cambio ahora abundan en los alrededores a los poblados. Los masais no han sido nunca un pueblo agricultor, sino ganadero y nómada. Sin embargo años de sequía tan pronunciada como este, les empujan a cambiar sus costumbres y probar suerte sembrando para asegurarse la comida. Es algo comprensible, pero no por ello uno deja de tener la sensación de que un lugar puede estar amenazado. Además, en estos años se nota que la población va en aumento y hay sensiblemente un mayor número de poblados y chozas. Muchas de esas chozas empiezan a tener el techo de uralita metálica, combinando con la tradicional “caca de vaca”. Hace años no se veía ni una sola con el techo así.

Foto: Iñigo Torrens

Seguir leyendo ‘Diario de safari: Namelok Naretoi Safari. Día 5’

Safari Njema

Foto: Idoia Miranda

Pues ya que parte la Expedición Play 4 África, aprovecho yo para volver a África…

Un nuevo safari coincidiendo con que se cumplen ahora 8 años de mi primer safari y desde entonces no he parado ni he dejado de volver…

Un safari especial además por otros motivos: Va a ser el primero que haga con Tai; vuelvo con más ganas que nunca tras tener que cancelar mi safari de Septiembre; será la primera vez que vaya a Kenya sin estar Topo allí y le voy a echar mucho de menos; viajo con Jose María, mi gran amigo de la infancia y con Ale, que lleva 4 meses “encerrada” en Serengeti; también me encontraré de nuevo con Milton, Iñigo, Victor y tantos amigos, además se cumple un ciclo ya que hace un año visitamos Namelok Naretoi y hoy volvemos para ejecutar un proyecto allí y echarles una mano… y por último pero no menos importante, estreno cámara de fotos! He jubilado la efectiva Fuji S5700 y estreno una flamante Nikon D5000, regalo de mi chica, que me tiene ilusionadísimo…

Nos vemos a la vuelta, espero regresar cargado de historias que contaros!

Twende Safari!


LOGOweb

Archivos

© 2007-2016 Paco León. Las fotos y textos aquí publicados son del autor del blog salvo las especificamente citadas. Mis fotos se pueden copiar, distribuir y comunicar públicamente bajo las siguientes condiciones: Citar al autor y blog - No hacer uso Comercial - No modificar ni crear Obra Derivada. Los textos aquí publicados no se pueden copiar, distribuir o utilizar sin previo permiso del autor del blog. Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

De safari:

  • 655.490 huellas

Made on a mac


A %d blogueros les gusta esto: