Archive for the 'Tanzania' Category

Ndutu o la esencia de África

 

Migración en Ndutu. Tanzania. Asilia Camps

Si se me apareciese un genio en este justo momento y me concediera tres deseos, sin ninguna duda los tres serían estar ahora mismo en las llanuras de Ndutu.

Estas llanuras están situadas en el Área de Conservación de Ngorongoro, al Sur del Parque Nacional de Serengeti. Un emplazamiento estratégico y con un paisaje muy cambiante según la estación del año. Si se cruzan de julio a octubre parece un auténtico desierto, un secarral sin hierba en el que apenas hay alguna gacela despistada. Cuando paso por esta zona en temporada seca y les cuento lo que hay a principios de año, la gente no se lo cree. Esta es la zona además de la garganta de Oldupai, la cuna de la humanidad.

Jirafas en Ndutu, Tanzania. Asilia Camps

Sin embargo en esta época del año es un auténtico espectáculo. El verdor del paisaje es impresionante y los montes que le rodean son un marco incomparable, al igual que las paredes del cráter del Ngorongoro y los valles que suavemente descienden hasta las llanuras. En ésta época en la que estamos es probablemente el mejor momento para visitarla. De febrero a abril está la Gran migración de lleno, formando enormes columnas en sus desplazamientos y tapizando el verdor de la pradera. Además tiene lugar la Gran Paridera:

La gran paridera: En apenas 15 días nacen alrededor de 200.000 crías de ñúes. Un espectáculo único, y como siempre en África, con dos caras. Por un lado la cara de la vida, por el otro el de la muerte, ya que es un auténtico festín para carnivoros y carroñeros, que tan solo tienen que esperar a que la cría caiga al suelo para abalanzarse a por su presa. Vida y muerte siempre van de la mano en África.

Licaones cazando un ñu en Ndutu. Tanzania. Asilia Camps

Entre sus maravillas, en esta época, Ndutu tiene licaones, los perros salvajes africanos que son unas terribles y precisas maquinas de cazar. Muy difíciles de ver en el Norte de Tanzania, abundan en esta zona en esta época.

Fotos: Asilia
Seguir leyendo ‘Ndutu o la esencia de África’

Anuncios

Diario de safari: Ndovu Kubwa Safari. Día 9

Vista aérea de Serengeti. Tanzania. Agosto de 2007

26/8/07  Fin del safari

Último desayuno en el Serengeti. Tras la pequeña avería de ayer, encontramos la excusa perfecta para no tener que hacer el regreso por carretera, así que tras unas llamadas conseguimos tickets gratis  para el vuelo a Arusha. En el vuelo llegaría un conductor que revisaría el Land Cruiser y lo mandaría de vuelta a Arusha.

Enfilamos el camino a Seronera, dejando atrás el Mbuzi Mawe y tres días fantásticos en Serengeti. Tan solo faltó ver un leopardo algo mejor de como lo vimos, pero las escenas que nos brindó el Parque no las olvidaremos.  Al llegar a Seronera, hacemos una visita breve al centro de visitantes, ya que íbamos bastante bien de tiempo. Al volver Hagai, nos cuenta que le han chivado  sobre un leopardo que andaba cerca, y que podemos ir a echar un vistazo. Aunque no nos gustan estas prácticas, como quedaba cerca y teníamos tiempo, fuimos hacia allá, hacia la zona de Simba Kopjkes. Efectivamente la caravana de coches delataba que algo rondaba la zona. Un leopardo estaba en la hierba. Como no nos gustaba el circo allí montado, volvimos a la pista de Seronera.

El “aeropuerto” de Seronera no es más que una pista de tierra y un chamizo. Vimos aterrizar nuestro avión de Regional Air y bajarse la gente, y con nuestras maletas nos acercamos y subimos. Cuando el piloto estaba ya preparándose para despegar, nos avisó de que un motor no arrancaba… Entonces pasó algo muy típico con los aviones en África! Hizo volver el que había despegado justo antes que nosotros, ya que le sobraban 8 plazas, luego llamó a otro, que vino directamente desde Nairobi. A nuestro grupo le alojamos en el vuelo que regresó, y le cedimos nuestros asientos a una pareja que tenía que coger una conexión en Kilimanjaro.

Total que nos despedimos del grupo en la pista, con la satisfacción de haber hecho un gran safari y que volvían a España con una gran experiencia vivida, y con el deseo de volver a vernos en Madrid. Les vimos despegar y nos quedamos un rato charlando con los pilotos, un ranger y un japones que está construyendo un lodge al Sur de Lobo.

Una hora después aterrizaba nuestro avión y pudimos despegar. La vista del Serengeti desde el aire es algo digno de ver. Los enormes kopjkes parecen canicas en esa inmensidad, en la que los caminos de tierra son la única huella del hombre. Se veían los elefantes cruzar la llanura, y al fondo los volcanes. De hecho pasamos junto al imponente Ol Donyo Lengai.

Comimos en el Coffee Lodge de Arusha y luego hemos venido a Tarangire. Estamos en el Whistling Thorn Camp, hace una noche muy agradable y hemos cenado con una pareja de españoles, Ana y Pablo. Mañana gestiones en Arusha, sobre todo reuniones de trabajo, antes de pillar el Impala de regreso a Nairobi… Aún no he salido de la sabana y ya la hecho de menos!!!!  Me encanta Tanzania, ha sido un safari de 10!

Vista aérea de Serengeti. Tanzania. Agosto de 2007

 

Diario de safari: Ndovu Kubwa Safari. Día 8

Leonas en Serengeti. Tanzania. Agosto de 2007

25/8/07  En el corazón de Serengeti

Noche ruidosa! La fiesta de los del hotel se les fue de las manos y la música retumbó demasiado alta toda la noche. Lo sentí especialmente por el grupo, ya que cuando les despedí a las 4 de la mañana rumbo a su vuelo en globo no habían pegado ojo y les esperaba un día muy largo…

Les recogimos en Seronera seis horas después y según sus palabras se alegraron mucho de vernos. Les encantó la experiencia  aunque les sobraron los “yankis” con los que compartieron el globo y que se abalanzaron sobre el “Freixenet“…  Así pues volvimos a subir al Land Cruiser y nos dispusimos a explorar Seronera, el corazón del Parque Nacional de Serengeti.

Agosto es un gran momento para visitar esta zona, ya que al encontrarnos en lo más duro de la época seca, los grandes felinos y el resto de animales se concentran en esta zona, donde hay acuíferos con abundante agua. También es la zona donde se agolpan los grandes lodges de touropearadores y si se permanece en las pistas principales, hay demasiados coches y un romería de turistas. Por eso es tan importante llevar un buen guía, para que conozca bien el Parque y se esfuerce por salirse de las rutas principales. Serengeti tiene el tamaño de la provincia de Teruel, por lo tanto hay espacio más que suficiente para estar “solo” si se desea. Nosotros llevábamos al mejor, por lo tanto tomamos una pista hacia los goal kopjkes y estuvimos solos toda la mañana.

Para mi, hacer un buen safari es precisamente eso, estar completamente solos y buscar tus propios animales. Nada de avisarse por radio e ir directamente como borregos de acacia en acacia para compartir el león o el guepardo con 50 personas. Además eso va en contra del Medio Ambiente, ya que se le pone demasiada presión a los animales. Los turistas deberían de ser más consecuentes de ello y no permitirlo a sus guías, y estos tan solo buscan buenas propinas si su grupo avista los “big five“. Para mi es un lujo disfrutar de un lugar como Serengeti completamente solo. Luego dependerá de la suerte y de las habilidades del guía el poder ver más o menos animales. Aún así, cuando encuentras un animal interesante y estás solo lo disfrutas el triple.

La hierba alta de esta zona de Seronera ocultaba muchos animales. No vimos muchos, tan solo unos hartebeest, facocheros y unas hienas. Pero como siempre la precisa vista de Hagai localizó un bulto sospechoso en un termitero.  Se trataba de un imponente grupo de leonas.

Leonas en Serengeti. Tanzania. Agosto de 2007

Seguir leyendo ‘Diario de safari: Ndovu Kubwa Safari. Día 8’

Diario de safari: Ndovu Kubwa Safari. Día 7

Elan oriental. Serengeti, Tanzania. Agosto de 2007


24/8/07 Buscando los pasos de la migració
n

Desayuno no demasiado temprano y partimos contentos tras la gran experiencia del león de ayer. Pero aún así seguro que Serengeti tiene mucho que ofrecer. Rumbo Norte, hacia la zona de Lobo. El objetivo del día es encontrar los últimos coletazos de la gran Migración. Probablemente la encontraríamos con toda seguridad en Mara-Serengeti, en la frontera de Mara Bridge, en el río Mara, pero queda un poquillo lejos y habríamos tenido que madrugar mucho para ir y volver en el mismo día.

Llegando a la zona de Lobo Lodge, estuvimos un rato contemplando a la típica familia de elefantes, 2 hembras adultas hermanas con sus respectivas crías, que iba de unos 12, 7 y 3 años. Nos llamó la atención ver a unas elefantas gemelas, de unos 7 años de edad. Es un fenómeno algo inusual con los elefantes. Un poco más allá, un gran macho de grandes colmillos se acercaba a un nutrido grupo de hembras y crías. Presenciamos el saludo habitual tras una cierta ausencia. El macho saluda al grupo poniendo la trompa en la vagina de cada hembra, y cada una le saluda orinando encima de la trompa. La escena fue muy curiosa y grandiosa la estampa de ese enorme macho.

Elefantes en Serengeti. Tanzania. Agosto de 2007

A mi la zona de Lobo me encanta. Esta parte de Serengeti Norte es preciosa, y apenas se ve nunca nadie! Estuvimos toda la mañana prácticamente solos y si ver más que dos o tres coches. Fue muy curioso el encuentro con dos machos de león algo jóvenes, de unos 4 años de edad. Al acercarnos, uno de ellos, muy tímido, rehuía el coche y daba vueltas entorno a un matorral según le íbamos buscando. Preciosos, con amplias melenas pero aún muy rubias y con la nariz rosada, símbolo de inmadurez.

El paisaje de esta parte de Serengeti Norte es impresionante. La sabana se extiende y no parece tener fin. La vista es sobrecogedora y emocionante. Se hace algo más frondosa hacia el Oeste, hacia el Victoria, mientras que hacia el Este es algo más abierta. De lejos veo la silueta de las colinas de Klein’s Camp y recuerdo con nostalgia el walking safari que hicimos el año pasado por sus alrededores. Bonita escena de un grupo de Elands (los antílopes más grandes de África, mis favoritos), cebras y elefantes en un manantial, refrescándose con el agua y el barro.

Leona en Serengeti. Tanzania. Agosto de 2007

Seguir leyendo ‘Diario de safari: Ndovu Kubwa Safari. Día 7’

Diario de safari: Ndovu Kubwa Safari. Día 6

23/8/07 Adentrándonos en la gran sabana

Desayuno espectacular en el Crater Lodge. Uno no se cansa nunca de ver la vista del cráter desde el anillo. Cuando me he levantado he salido al balcón de la habitación, asustando a unas cebras, y con los prismáticos ya veía algunos coches deslizarse diminutos no lejos del lago. La mañana se ha presentado heladora.

Bajando de Ngorongoro a Serengeti hay unos valles alucinantes. Hay varias manyattas masai encajonadas en esos parajes yermos y heladores. No en vano la altura ronda los 2.400m. En uno de esos valles encontramos un grupo de unas 30 avestruces jóvenes. Como suele ser habitual, según bajamos en altura encontramos grandes grupos de jirafas, que como no pueden bajar al cráter. Al acercarnos a Ndutu la temperatura va subiendo y nos sobran forros polares y jerseys. Al llegar al valle del Rift el calor se hace latente y los caminos polvorientos.

Garganta de Oldupai. Tanzania. Agosto de 2007

La primera parada es en la garganta de Oldupai. Aquí los Leakey, la célebre familia de antropologos, efectuaron importantes y pioneras excavaciones arqueológicas. Entre otros muchos descubrimientos, hallaron un cráneo completo de homínido (australapithecus afarensis) , el más antiguo nunca encontrado en el Mundo, contemporáneo a la famosa Lucy de Etiopia. Por lo tanto es la cuna de la humanidad. Viendo el paraje, los antílopes que merodean y los pastores masais que por aquí deambulan, a uno no le cuesta imaginarse la escena de aquellos pequeños seres que daban sus primeros pasos en la Tierra. Me he acordado mucho de mi amigo José Yrabedra, experto zooarqueólogo, con quien debe ser una gozada venir por aquí.

Continuamos ruta y en lugar de tirar hacia la carretera principal, seguimos una buena pista paralela, con lo que evitamos mucho tráfico y polvo. Me asombra ver las llanuras de Ndutu con algo de verdor en esta época del año, en lugar del secarral que suele ser en agosto. Aún así no vimos nada más que unas pocas gacelas de Grandt. A uno le cuesta imaginar que es aquí donde en febrero y marzo tiene lugar la gran paridera de los ñues y las cebras. Hicimos una pequeña parada en las curiosas dunas móviles negras, que muy poca gente conoce, antes de afrontar la última gran recta hacia Naabi Hill, la puerta del Parque Nacional de Serengeti.

 

Dunas en Ndutu. Tanzania. Agosto de 2007

Seguir leyendo ‘Diario de safari: Ndovu Kubwa Safari. Día 6’

Diario de safari: Ndovu Kubwa Safari. Día 5

Cráter de Ngorongoro desde Crater Lodge. Agosto de 2007. Tanzania

22/8/07 – Dentro del Arca de Noé

El día ha amanecido oscuro y casi chispeando, pero sobre todo muy frío. Después de organizar con Santiago los “picnic lunch“, de conseguir hielo y pelear por que nos dejaran llevarnos los cascos de las cervezas que queríamos llevar, salimos hacia la entrada del Área de Conservación de Ngorongoro.

La subida hacia el anillo del cráter ha sido heladora. La temperatura bajaba conforme avanzábamos entre la niebla y la lluvia. No veíamos más que las luces de los camiones y land cruisers que nos cruzábamos. La moral del grupo parecía bajar con la temperatura pese a que les avisamos de que esto es normal en el cráter, que no tardaría en despejarse y aparecer una visión inolvidable ante nosotros…

Serval. Cráter de Ngorongoro. Tanzania. Agosto de 2007

Hagai es un guía excepcional, y así me lo demostró una vez más con su “estrategia” para afrontar la visita al Ngorongoro. Al llegar al anillo, en lugar de girar a la izquierda y dirigirse a la carretera de descenso que da a Ndutu, tiró a la derecha y se dirigió hacia la que está más allá del Sopa. “Así vamos al revés que la mayoría” – dijo, y desde luego consiguió que estuviéramos casi todo el día solos, algo impensable en agosto!

Y efectivamente, nuestras predicciones se cumplieron y tras atravesar el precioso bosque de acacias flat top de esa zona del anillo, la niebla se abrió y dió paso a la primera visión del cráter, brillando con los colores de la mañana. La primera vez que se contempla el Ngorongoro uno se sobrecoge. En mi caso ya lo había visto en muchas ocasiones pero me sigue sobrecogiendo, y más al contemplar un panorama muy distinto al de otros agostos. El cráter estaba mucho más verde, no tan agostado, y el lago Magadi tenía más del doble de agua de lo que acostumbra en esta época.

Lo primero que hemos visto al bajar al cráter ha sido un serval. Buen augurio. Poco después, cerca de las ruinas de la vieja granja del alemán, un grupo de leonas. No demasiado cerca y con varios coches alrededor, por lo que “no puntuaron” para nosotros. La colina de Ndoinyo Olkaria había sido quemada recientemente (práctica habitual en muchos parques para regenerar pastos y que salgan nuevos brotes), y estaba completamente llena de cebras. El contraste entre el negro del suelo y las rayas de las cebras lograba un efecto muy curioso.

Pájaro sobre un ñu en Ngorongoro. Tanzania. Agosto de 2007

 

Seguir leyendo ‘Diario de safari: Ndovu Kubwa Safari. Día 5’

Diario de safari: Ndovu Kubwa Safari. Día 4

Niño Hadza. Eyasi. Tanzania, agosto de 2007

21/8/07 – La máquina del tiempo.

Hoy hemos retrocedido en el tiempo. Ha debido ser tras el desayuno, mientras cruzábamos con nuestro Land Cruiser una preciosa sabana árida pasado Mangola y hemos atravesado una nube de polvo, justo antes de encontrar al grupo de bosquimanos Hadza.

Los Hadza son una tribu completamente nómada que vive de manera completamente primitiva, no en vano son cazadores – recolectores. No conocen ni la ganadería ni la agricultura, ni tienen ningún tipo de escritura, arquitectura, pintura o escultura. Son una auténtica reliquia de la Tierra y siguen viviendo completamente al día, sobreviviendo. Si cazan algún animal o recogen algún fruto, ese día comerán, sino… el destino proveerá!

Mujer Hadza. Tanzania. Agosto de 2007
Mujer hadza. Debe rondar los 42 años de edad…

Son parientes de los san y los basarawa, los bosquimanos que probablemente conoceréis por la película “Los Dioses deben de estar locos“, de los cuales se separaron hace unos cuantos siglos. Su territorio tradicional se ha visto muy desplazado a lo largo de la Historia, fruto de las rivalidades con otras tribus que les han ido venciendo y desplazando. Ahora ocupan un terreno muy árido y duro, al cual están adaptados perfectamente. Viven en grupos familiares y no suelen quedarse en el mismo “campamento” más de un mes. Se van moviendo según se desplace la caza.

Son muy diestros en la caza con arco. Sus arcos son muy básicos y primitivos, y tan solo han ido perfeccionando las flechas, que son muy largas y según la pieza que vayan a cazar les ponen punta de metal o no. Para animales grandes envenenan las flechas con sabia de cactus. Cazan prácticamente cualquier animal al que consigan aproximarse, pero en esta zona su “dieta” se compone básicamente de kudu menor, gerenuk, gacelas de Grandt, dik dik, babuinos, liebres de sabana, gallinas de guinea y palomas. El grupo al que visitamos incluso tenían una piel de leopardo.

Normalmente los hombres se dividen en dos partidas de caza, una por la mañana y otra por la tarde. Cuando están en el campamento se dedican a preparar sus arcos y flechas y curtir las pieles de sus trofeos. Las mujeres se encargan de buscar frutos y cuidar de los niños. Una de las particularidades de los bosquimanos es que apenas beben agua, y en muchas ocasiones obtienen agua condensada en determinadas raíces.

Me hubiera gustado quedarme más tiempo con ellos, pasar aquí unos días y convivir y acompañarles a cazar. No descarto hacerlo, a ver si hay pronto una oportunidad. Desde luego es impresionante ver que hay gente que sigue viviendo de esta manera… La maquina del tiempo existe…

Bosquimano tanzano. Septiembre de 2007

Seguir leyendo ‘Diario de safari: Ndovu Kubwa Safari. Día 4’


LOGOweb

Archivos

© 2007-2016 Paco León. Las fotos y textos aquí publicados son del autor del blog salvo las especificamente citadas. Mis fotos se pueden copiar, distribuir y comunicar públicamente bajo las siguientes condiciones: Citar al autor y blog - No hacer uso Comercial - No modificar ni crear Obra Derivada. Los textos aquí publicados no se pueden copiar, distribuir o utilizar sin previo permiso del autor del blog. Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

De safari:

  • 621,531 huellas

Made on a mac


A %d blogueros les gusta esto: