Diario de safari: Namelok Naretoi Safari. Día 5

Morani, guerrero Masai

7-4-2009 – Reencuentros y nuevos guerreros.

Desayuno no muy temprano en el campamento. Una de las grandes ventajas de haber hecho muchos safaris y de ir con gente que ya ha hecho varios safaris, es que te quitas las prisas de la primera vez. En lugar de ir corriendo para abarcarlo todo, para verlo todo y para apurar al máximo cada segundo del viaje, todo es mucho más relajado. Estás en un sitio que ya conoces, por lo tanto puedes saborearlo mucho mejor, detalle a detalle y sin el impulso del turista. Este ha sido uno de esos días relajados a priori, pero en los que disfrutas de cada momento de la esencia del lugar y de la esencia del safari.

Tras el desayuno Topo e Iñigo fueron caminando con Mogue hacia la casa de Milton, con la intención de vernos allí y subir la colina donde está el Bicon (piedra fronteriza) con Tanzania. Los demás nos quedamos holgazaneando un poco en el campamento, escribiendo, escuchando música y disfrutando del lugar. Después fuimos poco a poco en el coche de Victor con Lentano hacia el lugar acordado. En esta zona de Loita Hills hay siempre bastante fauna: impalas, gacelas de Thomson y de Grandt, cebras, muchos ñúes… El día estaba precioso, algo nublado pero no hacía mucho calor.

Estuvimos un poco en casa de Milton esperando a que llegaran los paseantes y cuando nos unimos a ellos subimos la colina. La vista desde aquí es espectacular, abarcando prácticamente todas las colinas de Loita. La última vez que había subido aquí fue en 2005, y la verdad es que aunque parezca mentira se notan muchos cambios desde entonces. El más evidente es la proliferación de shambas (huertos locales), inexistentes anteriormente y que en cambio ahora abundan en los alrededores a los poblados. Los masais no han sido nunca un pueblo agricultor, sino ganadero y nómada. Sin embargo años de sequía tan pronunciada como este, les empujan a cambiar sus costumbres y probar suerte sembrando para asegurarse la comida. Es algo comprensible, pero no por ello uno deja de tener la sensación de que un lugar puede estar amenazado. Además, en estos años se nota que la población va en aumento y hay sensiblemente un mayor número de poblados y chozas. Muchas de esas chozas empiezan a tener el techo de uralita metálica, combinando con la tradicional “caca de vaca”. Hace años no se veía ni una sola con el techo así.

Foto: Iñigo Torrens

Sin embargo, como he dicho muchas veces, para mi la esencia de África será siempre las colinas de Loita.

Seguimos camino, primero parando en el poblado cercano, aquél que habíamos visitado en numerosas ocasiones. Allí nos reencontramos con Kirotie, otro de los ex guerreros primos de Milton. En este caso si que se le va notando la edad y le vi algo más estropeado. También encontramos a unos cuantos moranis de la nueva camada de guerreros de Loita. Se les ve jovencitos y aún no muy fuertes. Llevan poco tiempo. Sin embargo aunque no lleguen a ser como sus primos y hermanos, da la sensación de que esta generación al menos si vivirá un periodo de guerrero bastante auténtico.

Topo, Mogue y Lentano contemplando las colinas de Loita

Tras visitar la zona, saludar gente y ver el pozo, estuvimos dando vueltas, buscando buenos sitios para acampar en otras ocasiones.

Regresamos al campamento con tiempo de disfrutar de un precioso atardecer. Los masais enseguida se atarearon en preparar un cabrito, al cual asfixiaron y cortaron de la manera tradicional, bebiendo su sangre caliente. Preparamos carne al estilo masai y al estilo occidental. Nos visitaron las mujeres y los hijos de Lentano.

Mogue preparando el fuego

La mujer de Lentano con su pequeño

El hijo mayor de Lentano

Por la noche cantamos y bailamos con los masai, disfrutando de nuestra última noche en Loita. Por un momento pareció que nos iba a caer la mundial pero finalmente no llovió. Preparamos entre todos una comunity tortilla de patatas que cuajó Victor, para la ruta de mañana…

Ñúes en Loita Hills

Espectacular atardecer africano

Victor en acción… tortilla de patata en pleno safari… todo un lujo!

Anuncios

0 Responses to “Diario de safari: Namelok Naretoi Safari. Día 5”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




LOGOweb

Archivos

© 2007-2016 Paco León. Las fotos y textos aquí publicados son del autor del blog salvo las especificamente citadas. Mis fotos se pueden copiar, distribuir y comunicar públicamente bajo las siguientes condiciones: Citar al autor y blog - No hacer uso Comercial - No modificar ni crear Obra Derivada. Los textos aquí publicados no se pueden copiar, distribuir o utilizar sin previo permiso del autor del blog. Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

De safari:

  • 607,646 huellas

Made on a mac


A %d blogueros les gusta esto: