Impiripiri Camp, o el sueño de África hecho realidad

1
Ríos de tinta se han derramado sobre “el sueño de África, la llamada de África, o el mal de África”. Yo mismo he escrito sobre ello como tantos otros. Pero hoy no es el día de filosofar sobre el tema, sino de hablar sueños tangibles y sueños cumplidos, y no de aquellos que se quedan en el Limbo o  flotan sobre nubes.

Impiripiri es un sueño que tiene muchos nombres propios, pero especialmente el de un hombre que tras viajar y volar por el Mundo durante muchos años, se apuntó con unos amigos a un viaje a Kenya en octubre de 2004. Inmediatamente se enamoró de esa tierra y comenzó a soñar, soñaba con Masai Mara, soñaba con los Masais y pronto esos sueños fueron dando forma a una idea: Conseguir un pedazo de tierra y construir allí un campamento, pero no un simple campamento sino El Campamento, un campamento de lujo africano y con un cierto toque español. Ese hombre es Pepe Serrano, y a ese primer viaje le sucedieron rápidamente otros para empezar a moldear su sueño y dar los primeros pasos.

3

Pepe contó entonces con los mejores consultores posibles, como Topo Pañeda, Milton Siloma (en los primeros tiempos, hoy en día desvinculados del proyecto) y Dixon ole Tura entre otros, quienes les aconsejaron con el dónde, cómo, con qué diseñador, etc.. El primer paso, gracias a los buenos contactos en la comunidad masai, fue conseguir la concesión de un terreno en Mara Este. Recuerdo reunirme con Pepe en mi despacho y hablar del proyecto,  sacar el mapa de Mara y señalar ese punto como el ideal para hacer un nuevo alojamiento, y soñar con la idea que entonces parecía dificil y lejana. Pues precisamente allí, en un lugar privilegiado y sin otros alojamientos alrededor, al borde del Mara, casi con Tanzania y no  lejos de la puerta de Ololamuitia, se consiguió firmar la concesión de Impiripiri. El sitio era idílico, tenía agua, tenía árboles con sombra, tenía una colina con una vista espectacular… Y el sueño ya tenía suelo y nombre.

Pepe contagió su entusiasmo y su idea a su hijo Jose, quien al finalizar sus estudios se trasladó a vivir a Kenya y comenzó  en 2006 entonces la larga, farragosa, lenta y frustrante tarea de enfrentarse a la burocracia africana, y conseguir todos los permisos pertinentes, la colaboración de la comunidad masai, empezar a formar a los empleados y comenzar los proyectos de diseño y construcción del campamento. Desde ese punto cero, cualquier cosa suponía un problema, desde el agua para consumo humano, la electricidad, los caminos… Pero los Serrano no cejaron en su empeño, fueron sorteando obstaculos, invirtieron con convicción y no escatimaron en ningún detalle. Para tener un alojamiento de lujo en la sabana, operativo y que funcione hay que cuidar miles de detalles, desde el servicio a los sistemas de agua caliente, desde la cocina hasta los vehículos… una auténtica locura.

2

Finalmente hacia verano de 2007 Impirpiri Camp abrió sus tiendas al público y el sueño de Pepe y Jose se hizo realidad, una realidad de la que pueden estar bien orgullosos.

Impirpiri es un precioso tented camp, campamento de tiendas de campaña de lujo, situado en un entorno privilegiado en la zona de Masai Mara Este. El campamento cuenta con 7 sorprendentes y amplias tiendas, decoradas de forma esquisita con muebles coloniales, siguiendo la tradición de los clásicos campamentos de safari. Nada más entrar en las habitaciones se nota que han sido diseñadas y decoradas hasta el más mínimo detalle y con muy buen gusto. Maderas autóctonas, lona, alfombras y telas africanas son los materiales elegidos, que destacan sobre una plataforma y un precioso suelo de madera, evitando así los feos plásticos de otros campamentos. Las tiendas tienen ducha, electricidad, agua caliente y todas las comodidades que se puede esperar de un alojamiento de lujo.

4

La zona común la comprende una amplia y cómoda tienda – comedor, con espacio suficiente para albergar un salón y un bonito porche donde tomar una copa disfrutando de una preciosa vista. Aunque no he tenido ocasión aún de probarla, me consta que el chef prepara muy buenos platos.

Al estar justo fuera de la Reserva, es un lugar ideal para hacer jornadas de safari a pie acompañados de masais, y así tener un contacto más directo con la sabana africana. Al contar con tan solo 7 tiendas la privacidad está asegurada y al no haber ningún gran lodge en los alrededores, es una zona donde apenas se pueden ver turistas. A menos de una hora de Impiripiri está la pista de Keekorok, con lo que los accesos son muy fáciles, y los Land Rovers 4×4 del campamento, completamente abiertos, están preparados para hacer game drives y explorar Masai Mara.

Desde que empecé en este negocio, siempre he pensado que no hay nada mejor que alguien que ha soñado con África para ayudar a quien siente esa llamada y ese sueño. Desde luego si vais a Impiripiri vais a encontrar a gente que siente esa pasión y estaréis alojados en un lugar que forma parte de ese sueño… en el lugar donde es fina la tenue línea entre el sueño y la realidad.

5

Página web de Impiripiri Camp

Fotos: Impiripiri Camp

Anuncios

12 Responses to “Impiripiri Camp, o el sueño de África hecho realidad”


  1. 1 rafikisa 29 diciembre, 2008 en 11:21 am

    Enhorabuena a los Serrano!!! Ojala un día pueda ir y ver las maravillas de su campamento de lujo africano…… Pero permitidme que evoque otro “Sueño de África hecho realidad”……. Besos.

  2. 2 RA 31 diciembre, 2008 en 6:22 pm

    Feliz Año amigo,

    Un saludo

  3. 3 Jose Serrano 28 enero, 2009 en 3:51 pm

    Muchas gracias Paco, la verdad es que al leer tu escrito he recordado todas las dificultades que ha habido que superar..espero no despertarme nunca de este increible sueño!
    abrazos desde masai mara

  4. 4 Samanta 8 abril, 2009 en 11:51 am

    Hola, me gustaría contactar con ustedes, estamos organizando el viaje a Kenya para este agosto y se habla muy bien de su manera de trabajar ¿como puedo contactar?
    Somos 3 personas, quizás 4… y queremos un viaje económico dentro de lo posible.
    Si pueden ayudarme, muchas gracias.
    Samanta.

  5. 5 jose olaso 5 julio, 2009 en 7:26 pm

    Hola Paco, como dices parece estupendo.
    Sin embargo creo que J.Serrano ya no trabaja en el impiripiri camp. Me puse en contacto con él, y cuando estaba tratando de cerrar una visita al impiripiri camp, y ya después de cruzar varios emails me llego un correo del campamento que decía que J.Serrano ya no estaba trabajando en él. Si como dices se trata del dueño, me resulta bastante raro que ya no esté. ¿es posible?

    gracias

  6. 6 rosario garcia 22 julio, 2009 en 3:18 pm

    Desgraciadamente Jose Serrano ha sido destituido como gerente, vamos que le han echado. La nueva gerente es una jovencita americana que no tiene ni idea de como llevar un camp ni de los requisitos mínimos de un establecimiento hotelero. Cuando nosotros fuimos eramos los únicos clientes del camp. Pretendían que cenaramos a las 7 de la tarde, sin consultar. Me da pena leer vuestros comentarios sobre la comida porque la nuestra fue pésima (tambien han echado al cocinero, al mecánico y a varios empleados afines a Jose), monótona, mal cocinada, inapropiada (salsa de cacahuetes para acompañar el pollo, carne reseca, salsa picante para cenar, etc).
    Lo peor fue que nos dejaron tirados en la sabana durante mas de 3 horas porque se estropearon los dos vehículos que tenían y como no tienen mecánico pues no pudieron arreglar el primero y el segundo se quedó sin gasolina en medio del viaje, no había nadie al otro lado de la radio y tardaron 2,3o horas en mandar ayuda consistente en un vehículo con gasolina pero sin embudo con lo que el deposito se lleno de burbujas y se volvio a averiar pero la ayuda ya se había marchado sin esperar a ver si todo iba bien. Tardaron otra hora en llegar. En fin, un desastre.
    Contactamos luego con Jose en Nairobi y parece ser que ha habido mucho juego sucio y cosas muy poco claras por parte de sus socios. Los chicos que estuvieron antes que nosotros y los que estuvieron despues tambien han tenido quejas

  7. 7 Jose Serrano 23 julio, 2009 en 12:32 pm

    Hola Jose Olaso,
    Desgraciadamente por motivos personales, mi padre, se ha visto obligado a vender su participación en el negocio. Los nuevos socios han resultado ser lobos con piel de cordero. Uno de los motivos por los que confiamos en ellos fue por el entusiasmo que demostraron en el proyecto que mi padre y yo habíamos llevado a efecto, pero desafortunadamente han aprovechado nuestra buena voluntad y la confianza que habíamos depositado en ellos para, mediante argucias totalmente legales, hacerse con el control de la empresa. Forzadamente me he visto obligado a mantenerme al margen de la nueva dirección ya que su forma de actuar difiere mucho del trato que dábamos nosotros a nuestros clientes, y sobre todo a la implicación que con la comunidad maasai teníamos. Precisamente éste ha sido el principal motivo de discordia. Mi padre y yo queríamos un lugar en el que los dueños de la tierra, el pueblo maasai, participara de forma activa en el campamento y en el trato con los clientes, mientras que los nuevos accionistas no quieren que los clientes tengan ningún trato con los maasai.
    Yo seguiré en Kenia y probablemente podamos levantar otro campamento, pero mientras tanto seguiré atendiendo a mis clientes que han demostrado ser todos, personas excepcionales que además de venir a conocer un país extraordinario han colaborado conmigo en mis proyectos solidarios con la comunidad. Sigo vinculado a Impiripiri que hasta final de año conservará el nombre, pero mis ideales me impiden apoyar a los que a mi forma de entender no actúan como personas agradecidas al pueblo que les ha dejado montar su negocio sino como colonos decimononos pasados de moda.
    Después de innumerables e inmejorables safaris y de maravillarme al ver las nuevas crías de león (en mayo contamos 18 cachorritos), de disfrutar con mi oteador y los clientes de la admirable majestuosidad del rhino negro (cuyo potencial en alguna ocasión estuvimos a punto de catar), una vez más ha quedado patente que el depredador más peligroso es el hombre.
    Para todos los que queráis contactar conmigo:
    jose.serrano.olivares@gmail.com

  8. 8 Robyn 4 noviembre, 2009 en 1:15 am

    Voy a Lisboa, Portugal (de paso no se nada de hospedaje en esta ciudad) Y mi idea es visitar a mi Tio Marco Levio que vive alli. Pero el destino final es el continente africano y lo que se relata aqui es justo lo que espero.

  9. 9 Robyn 5 noviembre, 2009 en 11:34 pm

    Que buen buscador, muy comodo y facil de usa, era justo lo que andaba buscando para buscar hoteles, en cada viaje se me complicaba mucho el tema de alojamiento, pero con este link, todo solucionado!! Muchisimas gracias Rosario!!

  10. 10 MERCHE 28 febrero, 2010 en 1:39 pm

    Hola Jose, soy Merche, no se si te acordaras de nosotros,la amiga de Jaume el autor de tus maravillosas fotos. Nos hemos enterado por encima de todo lo ocurrido y nos ha afectado mucho porqu tu HOSPITALIDAD y nobleza hacia todo lo que hay en Masai Mara no tiene competencia, desde Vilafranca del Penedes te apoyamos en todo lo que haga falta. Un beso de parte detodos.

  11. 12 tapirpalma 27 julio, 2010 en 10:16 am

    HOLA A TODOS :

    JOSE HA INICIADO UN SUEÑO SUPERIOR : ENKEWA MARA CAMP !!

    OS ESPERA A TODOS ALLÍ :

    http://enkewamaracamp.com

    http://www.facebook.com/pages/Enkewa-Mara-Camp/138341469515433?filter=3


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




LOGOweb

Archivos

© 2007-2016 Paco León. Las fotos y textos aquí publicados son del autor del blog salvo las especificamente citadas. Mis fotos se pueden copiar, distribuir y comunicar públicamente bajo las siguientes condiciones: Citar al autor y blog - No hacer uso Comercial - No modificar ni crear Obra Derivada. Los textos aquí publicados no se pueden copiar, distribuir o utilizar sin previo permiso del autor del blog. Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

De safari:

  • 622,898 huellas

Made on a mac


A %d blogueros les gusta esto: