Diario de safari: Uli Mukora Safari. Día 5

Upepo Camp. Masai Mara, Kenya, septiembre de 2007
Foto: Iñigo Torrens

4-9-07 – Masai Mara nunca decepciona

Me levanté al amanecer, para ver salir el sol tras las colinas. Un amanecer en Mara es algo para no perderse. Juan también se levantó pronto y nos tomamos un té y un colacao caliente mientras amanecía. Los globos que despegaron de Keekorok también ascendían. Poco a poco fueron saliendo los demás de las tiendas y organizamos la comida que nos íbamos a llevar, ya que la intención era hacer un game drive largo, durante todo el día. Mientras desayunabamos, vimos bastante lejos a dos jirafas machos que corrían y peleaban, una tras la otra. Es increíble a la velocidad que se desplazan. Cruzaron las colinas que teníamos delante en pocos segundos.Nada más salir hacia Mara Bridge, volvimos a ver grandes grupos de migración. Nos distrajimos con un gran grupo de elans que siempre son tímidos y nunca aguantan mucho tiempo cerca de los coches. El trayecto hacia el río, siguiendo el margen de Sand River fue un poco monótono, con enormes y gigantescos rebaños de ñues y cebras a ambos lados del río, aunque más en la margen tanzana. A parte de impalas, gacelas o topis no vimos nada demasiado interesante pese a no cesar de ver bichos por todas partes. La hierba estaba bastante alta, y eso dificulta aún más el poder localizar grandes felinos. Incluso por esas enormes praderas en las que suelen verse muchos guepardos no tuvimos gran suerte. Vimos algún grupo de elefantas cruzar esta zona.
Serval en Masai Mara, Kenya. Septiembre 2007
No quedaba mucho para llegar al río Mara, cuando vimos un grupo de búfalos formando un circulo. Nos acercamos a ellos y entonces tuvimos el encuentro más interesante del safari. Delante del coche surgió entre la hierba un gato serval, precioso, a tan solo un par de metros de nosotros. Se quedó observándonos y pudimos verlo muy bien antes de que se escurriese hacia unos matorrales. Impresionante! Tras escurrirse seguimos hacia los búfalos hasta situarnos cerca. Estaban dispuestos en círculo y un gran macho alzaba la cabeza olfateandonos con cara de pocos amigos. Esta es una actitud muy típica de los búfalos. Entonces echaron a correr colina arriba, hasta que frenaron todos de golpe para volverse a mirarnos y volver a olfatearnos. Una escena preciosa, tanto como unas jirafas que ramoneaban a la orilla del Sand River.
Búfalos en Masai Mara. Kenya. Septiembre de 2007
Foto: Iñigo Torrens
Por fin llegamos a Mara Bridge. Nos dimos el clásico paseo por la orilla del río para ver de cerca a las diferentes familias de hipopótamos. El ranger que nos tocó era un masai muy agradable de Narok. Contemplamos de cerca a estas moles y vimos algún gran cocodrilo calentarse a la orilla del río. Después del paseo continuamos ruta y nos colamos en el Mara Triangle sin pagar entrada (Fred se las sabe todas) Al poco vimos a un grupo de guepardos sobre un pasto quemado. Por desgracia vimos que se acercaba un coche de ranges y salimos pitando, pues estabamos fuera de pista.
Paramos a comer junto al río, con unas preciosas vistas a un gigantesco grupo de ñúes al otro lado del río, y varios cocodrilos e hipopótamos justo debajo de nuestro pic nic. ¡Que bien sabe el jamoncito ibérico y el lomo embuchado patrio, con tomate y aceite de oliva en plena sabana! Eso si, tuvimos un divertido encontronazo con el ladrón de la sabana.

Cruce de ñúes en Mara. Kenya. Septiembre de 2007

Tras la comida, tuvimos probablemente la escena más impresionante del safari, una de las imágenes más clásicas y representativas de Masai Mara. No lejos de donde habíamos comido vimos una increíble concentración de ñues en la orilla opuesta. Todo indicaba que podría haber un cruce e incluso ya había varios coches esperando. Fred se colocó de manera inmejorable y entonces ocurrió: se desató la lucura y la histeria, y finalmente uno de los ñues se lanzó al abismo de las aguas del río Mara y comenzaron a cruzar. Tras el primero, otro, y otro y una auténtica fila de ellos. La corriente del río les llevaba hacia el meandro y justo salían junto a nuestro coche. Es dificil describir las emociones que se pueden sentir al ver una escena como esta. Sin duda impresiona el ruido de los ñúes histéricos por cruzar, la angustia y el miedo que deben sentir y la fuerza de ese instinto ancestral que les lleva a lanzarse y cruzar el río para buscar los pastos y continuar su migración. También la polvareda que levantaban al lanzarse, y como salían los que terminaban de cruzar, completamente empapados. Enseguida vimos que algunos de ellos no pudieron cruzar y la corriente los arrastraba hacia Mara Bridge. Probablemente no sobrevivirían y acabarían en las fauces de los carroñeros: cocodrilos, buitres, marabúes, chacales, hienas… en esta época cada saliente del río, una rama, o una roca es un cementerio.

Cruce de ñúes en Mara. Kenya. Septiembre de 2007

Estuvieron cruzando muchos minutos, no sabría precisar cuántos. Pasaron centenares, miles de ellos! La corriente se paró pero reapareció un poquito más abajo, y de nuevo otro buen rato cruzando. Asombrosamente aparecieron tres hipopótamos, meros espectadores, que se colocaron junto a esa extraña fila de ñues que pataleaban en el agua angustiados. Fue divertido verles con ese aire curioso, como preguntándose que harían todos esos extraños bichos, que como dice Hagai, “están hechos con piezas de repuesto de otros animales”. De pronto, pese a quedar centenares en el otro lado, pararon de cruzar y la calma volvió al río. A nuestro lado se había formado un rebaño enorme, orgulloso por haber triunfado en su empeño. Nunca en todas las ocasiones que he estado antes en Mara, había tenido la suerte de ver un cruce como este.

Cruce de ñúes en Mara. Kenya. Septiembre de 2007
Foto: Iñigo Mukora

Emocionados seguimos camino, volviendo poco a poco hacia el Este. Por deformación profesional, tenía especial empeño en visitar Naibor Camp, al cual había mandado mucha gente pero aún no conocía. Allá que fuimos. Está situado en pleno centro de Mara, en un lugar precioso y privilegiado y completamente alejado de los turistas. Estuvimos un rato enorme sin ver a nadie. Hasta que nos cruzamos con uno de los Land Rovers de Naibor. Me encantó el campamento, es a mi juicio el más especial de Mara en este momento. Desde luego todo el mundo que hemos mandado allí ha vuelto encantado. Patrick me enseñó todo y luego nos invitó a unas cervezas heladas junto al río. Dimos buena cuenta de ellas viendo a una pareja de hipopótamos.

Poco a poco volvimos a Sand River, parando antes en Keekorok para comprar bebidas y compramos provisiones en la tienducha más curiosa de todo Mara. Desde luego se podría decir “lo que el turista no ve”. Comenzó a llover, y descubrimos que nos habíamos dejado una de las partes del techo en el campamento… Iñaki y Luis se mojaron…

Llegamos a Upepo Camp con algo de lluvia tras un excelente día de game drive. Charles nos tenía preparado un auténtico festín y hasta tortilla de patatas! Antes del anochecer dejó de llover y asomó un poco el sol del atardecer… No hay otro lugar como el campamento, descansar junto al fuego, sin nada ni nadie alrededor… Estar de safari!

El viento azota la tienda mientras escribo estos apuntes. Ha sido un día muy completo. Desde luego Masai Mara nunca decepciona… mucho Mara!

Mañana levantamos campamento y nos vamos al Oeste…

Jirafas en Masai Mara. Kenya. Septiembre de 2007

Animales observados en esta jornada: Ñúes barba blanca, cebras de burchell, gacela Thomson, gacela de Grandt, Eland oriental, topi, hartebeest, chacal de lomo negro, guepardo, elefante, jirafa masai, búfalo, hienas, hipopótamos, cocodrilos, serval, avestruz, mono vervet, babuinos, redbuck, buitre, buitre nubio, marabúes, gansos del Nilo…

 

Anuncios

4 Responses to “Diario de safari: Uli Mukora Safari. Día 5”


  1. 1 Susana 1 febrero, 2008 en 7:36 am

    ¡Hola Paco!

    ¡Q fotos más increíbles, están llenas de movimiento y de fuerza, desde aquí parece que ya estás en África!

    Una cosita: ¿no te veremos en Fitur?

    ¡Un beso!

  2. 2 Paco León 1 febrero, 2008 en 4:29 pm

    Jambo Susana!

    Muchas gracias por tus comentarios!

    He estado por Fitur los días de profesionales, dando vueltas y viendo a mucha gente, pero no voy este año con un stand!

    un besote!

  3. 3 Elena 6 febrero, 2008 en 6:18 pm

    Buscando información sobre safaris, mira dónde he llegado…
    Al final va a ser verdad eso de que el destino existe
    Con tu permiso me pasaré por aquí de vez en cuando, tienes una página genial y con mogollón de información útil, y además unas fotos chulísimas… eres un crack!!!

  4. 4 Paco León 7 febrero, 2008 en 10:00 pm

    Bienvenida Elena!

    A ver si te animas a mandarme fotos de tu safari y las compartes con todos!

    Pásate por aquí cuando quieras, es tu casa…

    un beso


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




LOGOweb

Archivos

© 2007-2016 Paco León. Las fotos y textos aquí publicados son del autor del blog salvo las especificamente citadas. Mis fotos se pueden copiar, distribuir y comunicar públicamente bajo las siguientes condiciones: Citar al autor y blog - No hacer uso Comercial - No modificar ni crear Obra Derivada. Los textos aquí publicados no se pueden copiar, distribuir o utilizar sin previo permiso del autor del blog. Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

De safari:

  • 622,969 huellas

Made on a mac


A %d blogueros les gusta esto: