Diario de safari: Uli Mukora Safari. Día 2

Vista de Loita Hills. Kenya, agosto de 2007

1/9/07 – Loita a nuestros pies

Nos levantamos no demasiado temprano y gozamos de un opíparo desayuno en Losho Camp. Nos despedimos de Topo y José María, que hoy cruzarían Mara para dejar “La Dili” en Kilima. Juan estuvo amenizando la mañana tocando el saxo, mientras nos aseábamos, ante la atenta mirada de todos los masais que se acercaban a curiosear desde la manyatta cercana o las mujeres que venían al manantial a llenar sus bidones de agua.

Por fin salimos cuando empezaba a hacer algo más de calor. Los cinco “mukoras” (mukora significa “golfo” en swahili) acompañados de 3 masais. La idea era subir a la sierra que tiene detrás el campamento, y que separa la región de Loita de Masai Mara.

 

Niños Masai junto a Losho. Kenya, agosto de 2007

Primero pasamos junto al poblado, ante la mirada de los niños masai, que estaban colocando unos cencerros a unas cabras.  Se reían al ver a ese extraño grupo de muzungus y masais. Poco a poco íbamos ascendiendo y se iba acusando la cuesta. A Luis no pareció sentarle muy bien el camino, pero los masais, como siempre, dieron muestras  de ser amistosos, y como siempre están pendiente de todos, le dieron un bastón para ayudarle a andar y uno de ellos se convirtió en su escolta, acompañandole en todo momento e incluso cogiendole de la mano (un gesto muy africano). Yo bromeaba con ellos diciéndoles que Luis era el “mzee” (anciano) y que estaba un poco kuffa (muerto). Se reían mucho y siempre les divierte comprobar que los muzungus no tenemos esa enorme capacidad de andar por la sabana como tienen ellos.

 

Luis y su masai
Foto: Iñigo Torrens

Así que despacito fuimos subiendo por un camino precioso, bromeando con nuestros amigos masai. Desde arriba se dominaba todo Loita Hills. Estando allí subido a esa roca me sentía eufórico por enseñarle a mis amigos mi zona favorita del Este de África, reconociendo desde ese balcón privilegiado cada paso y cada pueblo: Morijo, Entansekera, Ilkerin, la misión, Loliondo en Tanzania… Con nostalgia recordaba a mis amigos los masais de Loita, y me lamentaba por no haber podido ir a verles en esta ocasión.
Tras un buen rato contemplando la vista, comenzamos a bajar, muy pole pole. El calor iba apretando poco a poco y paramos un rato en una bonita pradera, en la cual nuestros amigos nos hicieron una demostración de tiro con arco, lanza y rungu (maza de madera) masai. Luego fue nuestro turno, dejándonos en ridículo ante sus risas. Continuamos la bajada y regresamos al campamento para comer, tras un paseo precioso.

Mukora safari y masais. Kenya. Agosto de 2007

Después de comer y sestear un rato, fuimos a visitar la manyatta (poblado) de Losho. Es muy diferente visitar un poblado que, como este, está alejado de las rutas turísticas habituales y por lo tanto no suelen recibir visitas de turistas. De esta forma es mucho más especial, ya que ellos sienten por ti la misma curiosidad que tu por ellos, y se puede interactuar de una manera más cercana. Además nunca está de más visitar estos poblados y ver de primera mano el modo de vida real de esta tribu, y retroceder al neolítico en pleno siglo XXI.  Disfrutamos mucho haciendo fotos y jugando con los niños. Luis les regaló unos balones de fútbol y se pusieron inmediatamente a jugar con ellos. Estuvimos un buen rato saludando a todas las señoras, jugando con los niños y viendo algunas chozas.

 

Juan rodeado de niños masai en Losho. Kenya. Septiembre de 2007

 Pasamos un rato estupendo en el poblado. Después Fred nos llevó en el Land Cruiser al pobladillo de Ololamuitia, junto a la puerta de Mara East. Para ello atravesamos las llanuras de Siana y vimos bastantes animales: gacelas Thomson, ñues, cebras, varios dik diks y algún pájaro secretario.

En el pobladillo compramos unas cervezas y refrescos y estuvimos bromeando con los locales antes de volver al campamento.

En el campamento nos estaban esperando Tall Man y otros masais para prepararnos las duchas y  ultimaban la cena, que como anoche, estaba deliciosa. De sobremesa unas copas y el saxo de Juan y la guitarra de Fred…

 

Juan rodeado de niños masai en Losho. Kenya. Septiembre de 2007

 

Anuncios

1 Response to “Diario de safari: Uli Mukora Safari. Día 2”


  1. 1 Iñigo 17 enero, 2008 en 7:49 pm

    Qué tiempos aquellos…ya queda menos para la siguiente!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




LOGOweb

Archivos

© 2007-2016 Paco León. Las fotos y textos aquí publicados son del autor del blog salvo las especificamente citadas. Mis fotos se pueden copiar, distribuir y comunicar públicamente bajo las siguientes condiciones: Citar al autor y blog - No hacer uso Comercial - No modificar ni crear Obra Derivada. Los textos aquí publicados no se pueden copiar, distribuir o utilizar sin previo permiso del autor del blog. Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

De safari:

  • 607,646 huellas

Made on a mac


A %d blogueros les gusta esto: