Diario de safari: Ndovu Kubwa Safari. Día 5

Cráter de Ngorongoro desde Crater Lodge. Agosto de 2007. Tanzania

22/8/07 – Dentro del Arca de Noé

El día ha amanecido oscuro y casi chispeando, pero sobre todo muy frío. Después de organizar con Santiago los “picnic lunch“, de conseguir hielo y pelear por que nos dejaran llevarnos los cascos de las cervezas que queríamos llevar, salimos hacia la entrada del Área de Conservación de Ngorongoro.

La subida hacia el anillo del cráter ha sido heladora. La temperatura bajaba conforme avanzábamos entre la niebla y la lluvia. No veíamos más que las luces de los camiones y land cruisers que nos cruzábamos. La moral del grupo parecía bajar con la temperatura pese a que les avisamos de que esto es normal en el cráter, que no tardaría en despejarse y aparecer una visión inolvidable ante nosotros…

Serval. Cráter de Ngorongoro. Tanzania. Agosto de 2007

Hagai es un guía excepcional, y así me lo demostró una vez más con su “estrategia” para afrontar la visita al Ngorongoro. Al llegar al anillo, en lugar de girar a la izquierda y dirigirse a la carretera de descenso que da a Ndutu, tiró a la derecha y se dirigió hacia la que está más allá del Sopa. “Así vamos al revés que la mayoría” – dijo, y desde luego consiguió que estuviéramos casi todo el día solos, algo impensable en agosto!

Y efectivamente, nuestras predicciones se cumplieron y tras atravesar el precioso bosque de acacias flat top de esa zona del anillo, la niebla se abrió y dió paso a la primera visión del cráter, brillando con los colores de la mañana. La primera vez que se contempla el Ngorongoro uno se sobrecoge. En mi caso ya lo había visto en muchas ocasiones pero me sigue sobrecogiendo, y más al contemplar un panorama muy distinto al de otros agostos. El cráter estaba mucho más verde, no tan agostado, y el lago Magadi tenía más del doble de agua de lo que acostumbra en esta época.

Lo primero que hemos visto al bajar al cráter ha sido un serval. Buen augurio. Poco después, cerca de las ruinas de la vieja granja del alemán, un grupo de leonas. No demasiado cerca y con varios coches alrededor, por lo que “no puntuaron” para nosotros. La colina de Ndoinyo Olkaria había sido quemada recientemente (práctica habitual en muchos parques para regenerar pastos y que salgan nuevos brotes), y estaba completamente llena de cebras. El contraste entre el negro del suelo y las rayas de las cebras lograba un efecto muy curioso.

Pájaro sobre un ñu en Ngorongoro. Tanzania. Agosto de 2007

 

Poco después de eso nos hemos entretenido con unas hienas, una de ellas preñadísima y hemos saludado a otro grupo nuestro que andaba por el cráter. Pole pole nos hemos dirigido hacia la hippo pool y hacia el bosque de Lerai. En el camino, entre otras muchas cosas, nos cruzamos con unos enormes elefantes de grandes colmillos. Pero sobre todo, el mejor avistamiento del día: de nuevo un gato serval, pero viendolo mucho más rato y mucho más cerca que el de esta mañana. Nunca había visto así de bien un serval, incluso le vimos cazar!

Una vez en Lerai, desde dentro del bosque y hacia el lago, entre unas acacias de fiebre amarilla vimos tres rinos negros. Estaban algo lejos, pero con los prismáticos se les veía el cuerno perfectamente.

Continuamos camino hacia el Norte, y por fin un gran león de melena negra, tumbado panza arriba, dormitando en su territorio. Es curioso como esta parte del cráter (la que da a Ndutu-Serengeti, por lo tanto a la sabana), es mucho más seca que la sudeste (hacia Manyara, que es un auténtico bosque primario).

Subimos a Endoinyo Engitati y allí comimos nuestro picnic, con una vista privilegiada y esa preciosa sensación de estar en la caldera de un gigantesco cráter. Desde allí dominábamos toda esta zona del Ngorongoro, y al no ver coches por el área donde vimos las leonas esta mañana, decidimos bajar a ver que se cocía por allí. Al bajar nos hemos topado con otro gran león de melena oscura.

 

León en Ngorongoro. Tanzania. Agosto de 2007

Cuando estábamos llegando, José Ramón ha avistado un guepardo andando por la sabana. Precioso, con su elegante caminar, iba muy pendiente de su izquierda. Efectivamente, con los prismáticos he visto a una leona que andaba en su dirección. La escena ha sido preciosa, el guepardo alejándose de los problemas y la leona arrogante, pendiente de él hasta que se ha tumbado de nuevo a descansar. Luego otra y otra leona.

Hemos subido relativamente temprano al anillo del cráter, ya que el alojamiento de esta noche merece la pena disfrutarlo y además uno no se cansa de ver el panorama del cráter desde su anillo. Entre las habitaciones del lodge hemos visto enormes búfalos y muchas cebras.

Esta noche dormimos en el Cráter Lodge, probablemente el mejor hotel de África. Es una auténtica extravagancia. Las habitaciones son chalets individuales con un diseño inspirado en las manyattas masai. El interior combina arte africano con muebles y elementos ornamentales victorianos.

Escribo estas líneas junto a la chimenea de mi habitación, en una noche muy fría, y disfrutando de un ron con coca cola… Por la ventana no veo nada, pero intuyo ese gran arca de Noé que quien la contempla no la olvida jamás…

Mañana… el Serengeti!

 

Crater Lodge. Ngorongoro. Tanzania. Agosto de 2007

Mamíferos que vimos en el cráter: Serval, león, rinoceronte negro, elefante, búfalo, hienas, chacal de lomo negro, chacal dorado, hartebeest de coke, cebra de Burchell, ñu de barba blanca, gacela de Thomson, gacela de Grandt, hipopótamos, babuinos oliva, vervet monkeys, waterbuck común, guepardo. Aves notables: Avestruz, kori beastard bird, flamenco menor, grullas coronadas, aguila pescadora africana, pájaro secretario, buitres, marabués, buho…

Anuncios

2 Responses to “Diario de safari: Ndovu Kubwa Safari. Día 5”


  1. 1 Susana 15 octubre, 2007 en 10:15 pm

    ¡Ay, ya siento el calorcito de la chimenea!

    Parece un lugar increíble, menudas fotos, uno no se cansa de admirar esos paisajes y la elegancia de los animales que se pasean por los mismos.

    Cada día nos haces difrutar…

    ¡Un beso!

  2. 2 sonia 5 marzo, 2008 en 1:04 am

    un hermoso lugar, sin duda da unas ganas locas de conocerlo, ver la naturaleza en pleno esplendor, es muy bello. gracias por compartir la aventura.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




LOGOweb

Archivos

© 2007-2016 Paco León. Las fotos y textos aquí publicados son del autor del blog salvo las especificamente citadas. Mis fotos se pueden copiar, distribuir y comunicar públicamente bajo las siguientes condiciones: Citar al autor y blog - No hacer uso Comercial - No modificar ni crear Obra Derivada. Los textos aquí publicados no se pueden copiar, distribuir o utilizar sin previo permiso del autor del blog. Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

De safari:

  • 622,898 huellas

Made on a mac


A %d blogueros les gusta esto: