Diario de safari: Ndovu Kubwa Safari. Día 2

Elefante macho en Tarangire. Tanzania, septiembre de 2007

19/08/07 – El jefe del Tarangire

Wow! Ha sido un día muy intenso. Escribo estas líneas desde mi suite en Tree Lodge del Lago Manyara, la número 7, tras darme un reconfortante baño en una bañera victoriana. Es uno de los lodges más bonitos y espectaculares en los que he estado nunca.

El día comenzó muy temprano. Esperando al desayuno disfruté del amanecer sobre el jardín de los baobabs, charlando animadamente con el personal de River Camp. Tras un desayuno temprano, y felicitar a Chituca por su cumpleaños, salimos ilusionados hacia la puerta de Tarangire. Tras registrarnos en el Parque y después de que nos fumigasen el Land Cruiser (por la mosca Tse Tse), comenzamos el primer game drive del día. Tras ver unos cuantos grupos de impalas, Rosabel vio la primera jirafa del viaje. Poco más adelante un enorme macho de elefante, una escena preciosa al verle rascarse con el tronco de una acacia caída. A mi Tarangire es un Parque que me emociona cada vez que voy. Es un paisaje tremendamente africano, coronado por cientos de baobabs, cada cual más espectacular.

Hagai eligió una ruta que yo no recordaba, y como siempre acertó. Estuvimos toda la mañana prácticamente solos, hasta llegar a el pic nic site.

Al poco de empezar el game drive, Tarangire regaló al grupo una preciosa bienvenida y un momento muy emocionante. Llegamos a un grupo grande de elefantas con crías, acompañados de un gran macho, no demasiado viejo. Primero estuvimos viéndolos a una cierta distancia, y luego, Hagai acercó el coche y pidió silencio. El gran macho nos detectó y sucedió lo siguiente:

 

 

Como veis, el video tiene dos partes. En la primera se puede ver como el elefante se acercó arrogante y algo amenazante. Estabamos con el motor parado y llego a situarse justo delante del capó. La reacción del grupo fue agacharse y notaron por primera vez esa mezcla de emoción y miedo, típica de esta clase de encuentros. En estas situaciones los guías tenemos que observar muy atentos el comportamiento del elefante y fijarnos mucho en el lenguaje que usan con las orejas, para saber si están tan solo en plan “chulesco” o si la cosa se pone más fea. La segunda parte fue unos minutos después, nos situamos un poco más lejos y el grupo entero de elefantes pasó por delante nuestro. El último fue el gran macho y volvió a acercarse a nosotros hasta casi rozar el capó, para volver a demostrarnos quien es el jefe del Tarangire. Fue una escena realmente impresionante.

Vista de Tarangire. Tanzania, septiembre de 2007

 

El resto del game drive de la mañana fue precioso, destacando otra escena con elefantes en la cual nos situamos en medio de una manada, pasándonos alrededor varias hembras con crías muy pequeñas y dos grandes machos, uno de ellos bastante viejo y con un solo colmillo.

Es un lujazo, además, poder disfrutar de escenas como estas completamente solos.

 

Mamíferos que vimos en este game drive: Impalas, gacelas de Grandt, jirafas masai, babuinos oliva, mangostas rayadas, elefantes, vervet monkeys, ñues barba blanca, steenbuck, cebras de Burchell, waterbuck defassa, lagarto monitor (lagarto, no mamífero obviamente), hiena moteada.

Comimos haciendo pic nic, en un site precioso con vistas al río Tarangire y muy a nuestro pesar tuvimos que dejar atrás este impresionante paisaje y partimos hacia el lago Manyara. El trayecto es un viaje corto de aproximadamente una hora y por buena carretera.

Una vez en Manyara nos dirigimos directamente al Hippo Point. Antes de llegar vimos un gran grupo de jirafas, muchas de ellas tumbadas en la hierba. Un gran grupo de hipopótamos descansaban a las orillas del lago, junto a varios búfalos y cientos de pelícanos. Luego continuamos el game drive de la tarde cruzando despacio prácticamente todo el Parque, por la pista que discurre entre el lago y la falla del valle del Rift. El paisaje es muy especial, con mucha vegetación.

En contra de lo que piensa la gente, no es un ecosistema selvático, ya que, pese a ser muy frondoso, el agua no la recibe de las lluvias sino de las aguas subterráneas y el agua que se desliza desde lo alto de la falla del Rift. Es una auténtico paraíso para los búfalos, no en vano en este Parque están los registros de los búfalos más grandes de todo África, incluyendo el Record del Mundo, que por cierto pertenece a una hembra.

Por fin, ya que el grupo estaba un poco cansado después de tantas emociones y unos cuantos baches en la pista de Manyara, llegamos al Tree Lodge, un alojamiento muy especial. Es un lodge precioso, muy original, y hay que destacar el impecable servicio que tiene, incluyendo un mayordomo por habitación. Aquí me llevé una gran sorpresa, ya que en un principio nos habían dicho que el hotel estaba lleno y por lo tanto no podían darme una complimentary room. Como el lodge está lejos de otros alojamientos y tampoco me confirmaban espacio en las habitaciones de los guías, teníamos pensado acampar en un campsite cercano o incluso dormir en el coche, pero finalmente debió haber una cancelación y me dieron una habitación. Hice buenas migas con el mío, Liberati.

Al llegar al lodge, conspiré con el manager, Scott, una celebración especial para Chituca. Tras una excelente cena al aire libre, canticos masais irrumpieron y tanto los askaris como todo el personal del hotel nos deleitaron con unos cánticos y bailes, que terminaron presentando por sorpresa una tarta de cumpleaños a una emocionada Chituca. Sin duda, entre Tarangire, Manyara, el encuentro con el gran elefante, la hospitabilidad de la gente de Tree Lodge y un alojamiento tan idílico, estoy seguro que será un cumpleaños que no olvidará nunca! Así nos lo dijo mientras nos tomamos una copa tras la cena.

Por cierto que estoy muy contento con mi nueva cámara de fotos, una Fuji 5700 digital compacta con zoom óptico de 10x. La estrenaba hoy y he notado muy útil el zoom, aunque es perezosa con el auto enfoque.

Tras las paredes de madera de la cabaña, Manyara suena a vida… empieza a llover, me voy a la cama…

Anuncios

2 Responses to “Diario de safari: Ndovu Kubwa Safari. Día 2”


  1. 1 Alberto 23 septiembre, 2007 en 8:26 pm

    Extraordinario.-

  2. 2 brunooq7 23 enero, 2013 en 10:51 pm

    Magnifico….compañero,,,!!!!


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




LOGOweb

Archivos

© 2007-2016 Paco León. Las fotos y textos aquí publicados son del autor del blog salvo las especificamente citadas. Mis fotos se pueden copiar, distribuir y comunicar públicamente bajo las siguientes condiciones: Citar al autor y blog - No hacer uso Comercial - No modificar ni crear Obra Derivada. Los textos aquí publicados no se pueden copiar, distribuir o utilizar sin previo permiso del autor del blog. Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

De safari:

  • 609,376 huellas

Made on a mac


A %d blogueros les gusta esto: