Yo tenía un cráter en África… (II)

 

Crater Lake. Ndabibi. Kenya, septiembre de 2006

HABITANTES EN TORNO AL LAGO. El lago está rodeado de enormes acacias de fiebre amarilla que albergan a cuatro familias de los habitantes más curiosos del pequeño cráter: los colobos blanquinegros. Estos espectaculares monos son para mí los primates más bonitos de África del Este, realmente espectaculares con sus largas colas culminadas con larguísimos pelos blancos que parecen una pluma. Los colobos emiten un sonido gutural parecido al motor de una vieja motocicleta. Una de estas cuatro familias habita en las acacias del campamento, con lo que es muy fácil verlos entre las tiendas, cuando bajan a comer de las vides de las plantas ipomoeas, y es muy habitual escucharles rondar sobre el tejado o jugando con las hamacas y causando todo tipo de problemas a los camareros al intentar robar comida. Una de las particularidades de los colobos es que son tremendamente celosos, y se pasan gran parte de su tiempo vigilando a las hembras. En el cráter hay un total de 6 familias que suponen alrededor de 80 ejemplares, con lo que es probablemente la mayor colonia del Rift Valley y la zona de Conservación del Lago Nakuru. Además de los colobos, alrededor del campamento se suelen ver monos verdes.

Las faldas del cráter son muy abundantes en vegetación. Estos bosques son perfectos para bushbucks y red duiker y por supuesto para leopardos. Hay un leopardo residente en el cráter al cual no es difícil escuchar por la noche o ver sus huellas en la orilla del lago e incluso si se tiene un poco de suerte no es muy complicado llegar a ver. La parte de la caldera que no está ocupada por el lago es un bosque menos frondoso en el que abundan los imponentes waterbucks defassa, que en muchas ocasiones son vistos pastando pegados al campamento.

Crater Lake. Ndabibi. Kenya, septiembre de 2006

En cuanto a la avifauna, sin duda el mayor protagonista son los flamencos, presentes en sus dos variedades, mayor y menor, y que suelen llegar al atardecer desde el Lago Naivasha y pasar en el lago del cráter la noche, la cual llenan con su ronroneo. La abundancia de spirulina garantiza su presencia, la cual aún así es algo irregular dependiendo de la temporada y la población en los lagos vecinos. Se han llegado a ver concentraciones de hasta 5.000 flamencos en el pequeño lago. Esta zona del Rift es un paraíso ornitológico, llegando a observarse más de 300 especies distintas de aves. En el lago es muy habitual ver gansos del Nilo, águila pescadora africana, y marabúes que acuden a carroñear flamencos muertos.

En el santuario de Ndibibi abundan los elan orientales, cebras de Burchell, jirafas masai, gacelas de Thomson y de Grandt, impalas y siempre que voy me llama la atención la abundancia por doquier de los pequeños dik diks, el antílope más pequeño de esta parte de África. Más raros de ver pero presentes en ocasiones son guepardos, hienas y chacales (que suelen bajar al lago del cráter en busca de flamencos muertos), búfalos e incluso hipopótamos, que llegan a pastar por aquí provenientes del Lago Naivasha. En una ocasión llegué a ver rastros de excrementos de hipopótamo en pleno anillo del cráter, lo que me pareció bastante insólito.

LEYENDAS AFRICANAS: La historia en torno a este cráter comenzó hace unos 30 millones de años, cuando una serie de violentas erupciones formaron el gigantesco Valle del Rift. Entonces el Crater Lake era uno más de los numerosos volcanes de esta zona. Hace unos 10.000 años, varios de los lagos del Rift que conocemos ahora, como el Nakuru, el Naivasha o el Elmenteita, estaban unidos formando un enorme lago llamado Gamblian, que tenía más de 1.200 km2. En este momento el Crater Lake debía ser mucho más grande y formaría una isla en el gran Lago. Alrededor del año 3.700 a.C. este gran lago fue disminuyendo de nivel y se formaron los lagos actuales. Por restos arqueológicos encontrados, esta zona estuvo habitada desde el principio de los tiempos. Y ya en una historia más reciente, hace unos siglos fue ocupada por el pueblo masai. El explorador Joseph Thomson fue el primer blanco en ver el lago Naivasha en 1880, que en 1900 se convirtió en los cuarteles de la Provincia del Este de Uganda, bajo el Imperio Británico.

 

 

Crater Lake. Ndabibi. Kenya, septiembre de 2006

Pero la historia más famosa en torno al cráter es sin duda la de Lady Diana Delamere, quien se solía citar en Ndabibi con su amante Lord Erroll. Erroll fue misteriosamente asesinado en Nairobi a principios de 1941, en un crimen aún sin resolver y que fue un auténtico revuelo en la época. Pronto el marido de Lady Diana, Lord Delves Broughton, estuvo bajo sospecha, iniciando una célebre trama llena de amoríos, espías, alcohol y lujo que se llamó “Happy Valley”, que daría para varias novelas rosas. Finalmente Broughton huyó a Inglaterra y Lady Diana volvió repetidamente a Ndabibi hasta que se casó con su entonces propietario, Gilbert Colvile, con quien pasó allí el resto de su vida. Con el paso de los años, las investigaciones apuntan a que Erroll fue asesinado por el Servicio Secreto Británico por ser un miembro activo de movimiento fascista británico, y estar tras una oscura conspiración para apoyar a Hitler.

Tras los Colvile, Ndabibi pasó a ser propiedad de John Lury y su mujer Yvonne, quien fue figura fundamental para crear el santuario que hoy protege el cráter. Yvonne fundó unos peculiares safaris en viejos carromatos réplicas de unos del siglo XIX, tirados por bueyes que fueron bastante populares en los años 80. Años más tarde, su hija Lynn construyó el campamento del cráter.

UN LUGAR ÚNICO: En definitiva, Crater Lake es un lugar único, desconocido completamente para la masa turística y es un sitio idóneo para d escansar en mitad de un safari por Kenya o tan solo retirarse allí unos días y relajarse en una atmósfera muy especial. Siempre que voy y me siento a contemplar el lago desde el campamento, me acuerdo del dueño del cráter, yerno de los Lury, el recientemente fallecido John Goldson, quien sin duda habría empezado sus memorias escribiendo: “Yo tenía un cráter en África, al pié del Lago Naivasha…”, y qué puedo decir, ¡a mi sinceramente un cráter me impresiona mucho más que una granja!

Crater Lake. Ndabibi. Kenya, septiembre de 2006

NOTA: John Goldson fue asesinado en Ndabibi en agosto de 2004, en circustancias algo extrañas, en el parking del anillo de Crater Lodge. Parece ser que fue por robo, de manos de un turkana. Esa misma mañana se despedía cordialmente de uno de mis grupos, que habían pasado un par de días. Ese grupo, al volver de safari me comentaba que Crater Lake había sido el sitio más sorprendentesy que John una de las personas más entrañables que habían conocido en su viaje. La verdad, no tuve valor de decirle lo que había pasado tan solo unas horas después de su partida… Esta fue una de las páginas más tristes de la historia de Ndabibi, y sin duda una gran perdida, pues John era realmente un gran tipo.

Las dos fotos centrales son de Luis Miranda 

Anuncios

0 Responses to “Yo tenía un cráter en África… (II)”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




LOGOweb

Archivos

© 2007-2016 Paco León. Las fotos y textos aquí publicados son del autor del blog salvo las especificamente citadas. Mis fotos se pueden copiar, distribuir y comunicar públicamente bajo las siguientes condiciones: Citar al autor y blog - No hacer uso Comercial - No modificar ni crear Obra Derivada. Los textos aquí publicados no se pueden copiar, distribuir o utilizar sin previo permiso del autor del blog. Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

De safari:

  • 619,893 huellas

Made on a mac


A %d blogueros les gusta esto: