La última frontera Masai (I)

 

Masai. Kenya, agosto de 2005

En esta ocasión me gustaría hablar no tanto de un lugar en concreto, sino de la gente que nos encontramos por nuestras sendas, y escribir de un pueblo único al que admiro. Cuando mis amigos me preguntan por las vivencias de mis viajes, se sorprenden de que las más valiosas no sean encuentros con elefantes, leopardos o leones, o un atardecer en la sabana con el Kilimanjaro como telón de fondo, sino los momentos en los que he tenido la suerte de convivir con una tribu que para mi representa la esencia misma de África, y que cada vez que visito me sigue ofreciendo instantes únicos y auténticas lecciones sobre la vida: la tribu masai

Muchos cazadores que hayan tenido la oportunidad de hacer un safari de caza en Tanzania es posible que hayan tenido a algún miembro de esta tribu como excelentes pisteadores, especialmente si han cazado en las Estepas Masai del Sureste de Arusha o en pleno masailand en Loliondo, Natron u otros blocks de caza adyacentes, o hayan pasado cerca de los kraals (poblados). También los turistas de los safaris fotográficos los habrán visto pasar camino de los Parques, o les haya visto ofrecerse para hacerse fotos con ellos, o incluso hayan visitado uno de sus poblados, pero es casi seguro que no sepan mucho sobre esta tribu.

 

Lentano y Kirotie. Kenya, agosto de 2004

Masai: El pueblo masai tiene un claro origen nilótico. Se sabe que su origen está en la antigua Nubia y se estableció en lo que hoy conocemos como su territorio hace unos cinco siglos. Hay una teoría preciosa que habla de unas caravanas romanas que se sabe que partieron hacia el alto Nilo en busca de sus míticas fuentes pero nunca regresaron ni se supo de ellas. Algunos afirman que los masais son descendientes directos de esos romanos, y eso explicaría el pequeño vestido que llevan, cruzado sobre el pecho, la peculiar forma de anudarse y colocarse la shuka (manta masai con su característico color rojo), sus peculiares sandalias, la forma de su cuchillo, muy parecido al glaudius (espada corta romana) y las hojas largas de sus lanzas. Sin embargo, esta romántica teoría ha sido echada por tierra por expertos antropólogos.Guerrero Masai. Kenya. Agosto de 2004

Lo que sí sabemos es que es un pueblo anclado en el neolítico, nómada, que es animista y cree en el dios Lengai, que habita en su montaña sagrada, el Ol’Donyo’ Lengai, un volcán activo muy particular por ser el volcán en el que la lava sale más fría de todo el mundo, situado entre el Lago Natron y los cráteres de Ngorongoro (Empakai, Olmuti y Ngorongoro). Los masais son el pueblo elegido por el dios Lengai, y les pertenece por derecho todo el ganado de la Tierra. Los masais son un pueblo aguerrido, presumido y muy orgulloso. Un pueblo ganadero donde la riqueza se mide por el número de vacas que poseen. Incluso pueden casarse tantas veces como quieran siempre que tengan vacas suficientes para mantener a todas sus mujeres.

Su territorio tradicional era realmente muy extenso, desde el sur de la meseta de Laikipia, bordeando el lago Nakuru y Naivasha hasta Nairobi, Amboseli, la extensa región que comprende entre la falla del Valle del Rift hasta Narok, Loita Hills, Loita Plains, Loita Forest, Masai Mara hasta casi llegar al lago Victoria en Kenya, y en Tanzania todo el Serengeti, el Área de Conservación de Ngorongoro, los alrededores de Arusha, la zona del lago Natron y las Estepas Masai. Tras la llegada del hombre blanco y la colonización inglesa y alemana, perdieron parte de sus tierras, como los montes y bosques Mau (arrasados y convertidos en huertos kikuyu).

Paseando por Loita Hills. Agosto de 2005. Kenya

Anuncios

1 Response to “La última frontera Masai (I)”


  1. 1 Paloma 24 septiembre, 2007 en 9:18 pm

    Supai!
    De nuestro viaje a Zanzibar hace un mes, trajimos muchos recuerdos, momentos inolvidables, pero sobretodo, muchos amigos. Desde que hemos vuelto, no ha pasado una sola semana sin saber varias veces de ellos: nuestros amigos maasais. Algunos trabajaban en el hotel, otros en pequeñas tiendas en los alrededores.
    Estando allí se celebró en su región una fiesta importante, y muchos de ellos viajaron al continente. Nos invitaron a acompañarles y nos tuvimos que quedar con las ganas pues no teníamos la vacuna de la fiebre amarilla.
    La invitación quedó en pie para otra ocasión, en principio para abril o mayo, que aunqu es la temporada de lluvias, es cuando ellos regresan a sus casas (los hoteles en Zanzibar cierran dos meses).
    Ganas de ir no nos faltan, pero sabemos que la zona donde viven ( Handeni) no es nada turística y tenemos algo de miedo con las infraestructuras que nos podemos encontrar.
    ¿Cónoces la zona? ¿Nos puedes aconsejar? ¿Sería muy arriesgado ir por nuestra cuenta hasta allí? Ellos nos dicen que no nos preocupemos, que nos irían a buscar hasta Arusha…pero aun asi… ¿Qué te parece?
    Saludos,

    Paloma


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




LOGOweb

Archivos

© 2007-2016 Paco León. Las fotos y textos aquí publicados son del autor del blog salvo las especificamente citadas. Mis fotos se pueden copiar, distribuir y comunicar públicamente bajo las siguientes condiciones: Citar al autor y blog - No hacer uso Comercial - No modificar ni crear Obra Derivada. Los textos aquí publicados no se pueden copiar, distribuir o utilizar sin previo permiso del autor del blog. Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

De safari:

  • 609,424 huellas

Made on a mac


A %d blogueros les gusta esto: