Ngorongoro, “El Arca de Noé” (III)

La diligencia en Ngorongoro. Tanzania, marzo de 2002
EL ARCA DE NOÉ: El cráter de Ngorongoro es una gigantesca Arca de Noé encallada en las praderas de Ndutu y Serengeti, al borde del Valle del Rift. La cantidad de animales que alberga es realmente espectacular. Desde el anillo, antes de descender, un barrido con los prismáticos descubrirá una infinidad de grupos y manadas de animales por cualquier lugar del cráter. Además, alberga los cinco grandes: león, leopardo, búfalo, elefante y rinoceronte.

Los elefantes que hay en el Ngorongoro son viejos machos de enormes colmillos en su mayoría. Muchos de ellos pasan aquí sus últimos años y mueren en el cráter, por lo que no es difícil encontrar sus restos. Curiosamente es muy difícil que entren las hembras, pues probablemente lo escarpado de la pendiente de las faldas del cráter hace que no sea un camino demasiado seguro para las crías. Esta es además la razón de que no haya jirafas dentro del cráter.

Se dice que hay seis clanes de leones en todo el cráter. La mayoría de ellos nacen y mueren aquí dentro, pues es tanta la abundancia de comida y agua durante todo el año que hace del Ngorongoro un lugar ideal para ellos. Abundan también los guepardos, que suelen encontrarse más en las zonas de llanura, el lugar ideal para sus cacerías. Uno de los atractivos del cráter es que al ser un área proporcionalmente pequeña y que se domina tan bien en un día claro, ofrece relativamente más oportunidades de observar cacerías de grandes felinos que otros grandes Parques. Los leopardos suelen verse en el bosque de Lerai, colgados de las ramas de alguna acacia de fiebre amarilla.

En el cráter se estima que en la actualidad hay unos 20 rinocerontes negros. Una población que, pese a ser reducida, parece estabilizada y en aumento. Suelen estar en unas praderas junto al bosque de Lerai y es una zona más protegida por la que no abundan pistas, por ello es fácil poder verlos pero a una cierta distancia. En cuanto a búfalos, hay gigantescos ejemplares de viejísimos búfalos, que suelen ir en solitario o en grupos de cinco o seis ejemplares. También el cráter alberga una gran manada.

Además de los cinco grandes, numerosos ñúes barba blanca, facocheros, hienas, chacales dorados, chacales de lomo negro, gacelas de Thomson, de Grandt, cebras, elan occidental, waterbuck, bushbuck, kongonis (hartebeest), babuinos, monos vervet, muchos hipopótamos en las charcas, y un largo etcétera completan los mamíferos de esta enorme Arca, en una densidad realmente asombrosa. Contrariamente a lo que la gente piensa, los animales entran y salen del cráter. El flujo de animales que entran y salen del cráter es casi constante e incluso se ve afectada por las migraciones. Si no pudieran salir del cráter, en años de sequía habrían muerto y no quedaría un solo animal dentro.

En cuanto a avifauna el Ngorongoro es otro paraíso. Su gran lago central suele estar repleto de flamencos, tanto mayores como menores, pelícanos, gansos del Nilo, cigüeñuelas y una gran variedad de aves acuáticas. Es frecuente ver bandadas de las preciosas grullas coronadas.

Grullas coronadas en Ngorongoro. Tanzania, abril de 2004

PRESENTE PREOCUPANTE: Loïc Sintes me contaba que hace unos 15 años, cuando era cazador profesional en Tanzania, llevaba a sus clientes a visitar el cráter. Lo hacían en el coche de caza, un pick up 4×4 abierto, e incluso le permitían bajar con las armas de caza dentro. Daban algún paseo dentro del cráter y era muy raro cruzarse con algún otro coche. Eso es impensable en la actualidad. Hoy en día el cráter sufre el boom del turismo en Tanzania y especialmente en los meses de julio y agosto está sobre explotado. Curiosamente coincide con la peor época para visitarlo. En el 2003, llevando un grupo de turistas, tuvimos la suerte de ver como una leona cazaba una cebra a tan solo unos 40 metros de nosotros. Una hora más tarde, cuando ya estaban comiendo, ¡conté 44 coches alrededor! ¡Qué locura! El año pasado supe que había en temporada alta unos 120 coches por día. Pese a que los animales realmente están muy acostumbrados a los coches y la presencia humana, estos números suponen una presión excesiva. Está completamente prohibido bajarse del vehículo salvo en unas letrinas instaladas en el bosque de Lerai y una zona de picnic en los manantiales de Ngoitokitok, dónde los babuinos son capaces de robar bolsos y cámaras y los milanos arrancar un sandwich de los dedos de un turista.

 

Otro de los problemas del cráter está relacionado con los masai, ya que el aluvión turístico les ha afectado directamente y reciben muchísimos dólares por las fotos y visitas de los turistas a sus poblados. Dinero que, siguiendo su mentalidad ancestral, invierten en ganado. Esto ha hecho que la cabaña masai haya aumentado tan considerablemente que hay una seria competencia con los animales salvajes por los pastos.

A partir del 2006 se han instaurado medidas para evitar en parte estos problemas. Desde este año la visita al cráter está limitada a medio día, para así intentar reducir a la mitad el número de coches. Eso si, las tarifas han aumentado hasta 50 $ por persona y día (caben hasta seis por vehículo), más la tasa del chófer, más 120 $ por vehículo… hagan números.

Sin embargo, pese a esto, hay que quedarse con el paraíso que es el Ngorongoro, un lugar imprescindible para los amantes de África y de la Naturaleza y un paisaje que uno no se cansa de ver y de visitar. Un lugar donde aún permanece esa huella intacta de las tierras altas de África. Eso si, mejor hacerlo fuera de temporada alta y como siempre, con una agencia especializada.

Ngorongoro. Tanzania. Abril de 2004

2 últimas fotos: Pedro Fernández

Anuncios

1 Response to “Ngorongoro, “El Arca de Noé” (III)”



  1. 1 El cráter del Ngorongoro « hermanotemblon Trackback en 11 febrero, 2010 en 10:28 am

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




LOGOweb

Archivos

© 2007-2016 Paco León. Las fotos y textos aquí publicados son del autor del blog salvo las especificamente citadas. Mis fotos se pueden copiar, distribuir y comunicar públicamente bajo las siguientes condiciones: Citar al autor y blog - No hacer uso Comercial - No modificar ni crear Obra Derivada. Los textos aquí publicados no se pueden copiar, distribuir o utilizar sin previo permiso del autor del blog. Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

De safari:

  • 619,893 huellas

Made on a mac


A %d blogueros les gusta esto: