Lamu (I)

 

Vista de Lamu

Lamu, refugio en el Índico: Un lugar único para saborear el África más auténtica y relajarse unos días después de un safari en Tanzania, Zambia, Zimbabwe, Sudáfrica o incluso Camerún, es la Isla de Lamu, situada en el Norte de la costa de Kenya. Además de sus muchos encantos, esta isla ofrece la ventaja de que llegar a ella no es ningún problema, pues hay numerosos vuelos diarios desde Nairobi, y la capital keniata está muy bien conectada con todos los aeropuertos internacionales de los principales destinos de safari en África.

 

Lamu ha conseguido una gran proeza en su larga historia, y es haberse mantenido intacta y ajena al turismo de masas en un país que recibe tantos visitantes como Kenya, cuyas playas (Diani Beach, Mombasa, Watamu, Malindi) se han ido llenado de grandes resorts. Nada más aterrizar en la pista de Manda y cruzar en un dhow (tradicional embarcación swahili con vela latina) el canal que conduce a la isla de Lamu, uno se da cuenta de que ha llegado a un destino diferente. Lo primero que llama la atención es la ausencia total de vehículos. Tan sólo hay dos coches en toda la isla, un land rover de la Policia y un viejo Suzuki que sirve de ambulancia para el Hospital de Burros (el medio de transporte y de carga más popular de la isla). No hay motos, pocas bicicletas y los motores en dhows y lanchas llegaron en los últimos diez años.

Lamu. Kenya, septiembre de 2005

Lamu es una lengua de tierra de 18 km de largo por 8 km en su punto más ancho. La costa Oeste, que da al estrecho canal que le separa de la isla de Manda es la única habitada y que tiene vegetación. En esta zona está la ciudadela de Lamu y, a tan sólo dos kilómetros de ella, siguiendo un bonito paseo que bordea el mar, se llega al barrio de Shela, conocido por sus grandes casas y palacios privados, su idílica playa de Jadini y sus antiguas mezquitas. El resto de la isla es una yerma extensión de dunas y una costa Sur azotada por el Índico. Lamu también da nombre a un archipiélago en el que destacan las islas de Manda y la gran isla de Pate hacia el Norte. Hacia el Sur, no está lejos del delta de la desembocadura del mítico río Tana, cuya ribera fue testigo de legendarios safaris de caza. Tanto Lamu como su archipiélago están pegados al continente, formando una serie de canales rodeados de manglar. Durante la bajamar hay puntos en que esta separación es tan solo de unos pocos metros, con lo que en ocasiones grupos de elefantes la cruzan y entran a las salinas de Manda. Incluso hay quien afirma haber visto huellas de león en la playa en alguna ocasión. No en vano Lamu está rodeada al Norte, en el Continente, por las Reservas de Dodori y Boni.

 

Cultura Swahili: La Isla de Lamu es uno de los reductos más auténticos y con más sabor de la costa swahili. Es una huella viva de la cultura swahili, la cual se desarrolló durante los últimos 700 años en las costas del Este de África, dando lugar a leyendas tales como la del célebre Simbad el Marino. En sus muchos siglos de Historia, Lamu fue desarrollando un estilo propio característico, a medida que se fue extendiendo y desarrollando la cultura swahili. Junto con Zanzíbar son los grandes foros culturales de esta costa. Sin embargo, Lamu se mantiene más intacta y menos decadente que su hermana mayor: no por casualidad Lamu es Patrimonio de la Humanidad desde 2001 por ser el asentamiento swahili mejor conservado.

 

Niño jugando con su dhow de juguete. Lamu, Kenya. Septiembre de 2006

 

Uno de los principales encantos de Lamu es precisamente haberse mantenido intacta con el paso del tiempo, conservando aún sus edificios de piedra de coral y mezquitas de más de 500 años de antigüedad. Cuando uno recorre sus estrechas y laberínticas callejuelas tiene la sensación de viajar a través de los siglos, y es fácil imaginarse a los marineros árabes, persas, bantúes, portugueses, piratas, somalíes y demás personajes que tenían en este centro costero su lugar de encuentro, y es que Lamu es además la ciudad más antigua de Kenya, superando incluso al célebre puerto de Mombasa.

 

Las casas y mezquitas de Lamu son muy peculiares por el uso de los materiales autóctonos locales: piedra de coral, suelos de madera, techumbres de makuti y ventanales de gran influencia árabe; celosías labradas y las famosas puertas y dinteles de madera labrada, autenticas obras de arte de la carpintería local, industria muy desarrollada en la isla ya no solo a nivel de artesanía sino en la construcción de los dhows.

 

Historia: Lamu fue en su día un próspero puerto que se rindió a los navegantes portugueses y que dependía del sultanato de Pate. En el año 1813, en la cruenta batalla de Shela, Lamu derrotó a las fuerzas del sultán de Pate y cayó bajo el dominio del poderoso sultanato de Zanzíbar, que controlaba toda la franja costera desde Kilwa hasta la frontera somalí (sometida al protectorado británico desde 1890).

Playa de Lamu. Kenya. Septiembre de 2006

En su momento de mayor esplendor, durante el siglo XVI, Lamu fue un importante mercado de esclavos, especias y marfil, que contribuyó a ensalzar su grandeza, llenándose de fastuosos palacios, grandes casas de estilo árabe, fuentes, jardines… La mezcla entre árabes, swahilis, persas, indús, bantúes, europeos, e incluso chinos, ayudó a enriquecer la cultura de la isla. Con la llegada del siglo XIX y el poder del Imperio Británico y la abolición de la esclavitud, Lamu comienza una etapa de decadencia. La isla también fue refugio de aventureros y cazadores blancos que buscaban un descanso tras legendarios safaris en el interior.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




LOGOweb

Archivos

© 2007-2016 Paco León. Las fotos y textos aquí publicados son del autor del blog salvo las especificamente citadas. Mis fotos se pueden copiar, distribuir y comunicar públicamente bajo las siguientes condiciones: Citar al autor y blog - No hacer uso Comercial - No modificar ni crear Obra Derivada. Los textos aquí publicados no se pueden copiar, distribuir o utilizar sin previo permiso del autor del blog. Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

De safari:

  • 613,774 huellas

Made on a mac


A %d blogueros les gusta esto: