Tembo

Tembo

África me proporciona siempre sensaciones incomparables. He hablado y escrito mucho sobre ello, sobre su gente, sobre su luz, sobre su filosofía, sus problemas, mis nostalgias por esta tierra y mis sentimientos vividos allí…

 

Pero hoy quiero hablar sobre una de sus más extraordinarias criaturas, un africano por excelencia, mítico y sorprendente siempre, entrañable, espeluznante, tierno y peligroso a la vez: el elefante.

 

A veces algo de sobra visto puede llegar a decepcionarnos a la hora de verlo con nuestros propios ojos. Esto es algo que suele pasarle a la gente sin sensibilidad y que no se sorprende con nada. Pero en el caso de los elefantes, por mucho que los hayáis visto en la tele, en películas, documentales o incluso en el zoo,no hay nada más emocionante e incomparable a contemplar a un enorme elefante de sabana africano (loxodontha africana)en su hábitat natural, en campo abierto sin vallas, campando a sus anchas como lo han hecho durante miles de años, delante de ti, soberbios, arrogantes, poderosos y elegantes, una mole de cinco toneladas de piel, músculos y huesos coronados por los increíbles colmillos de marfil y su gigantesca trompa. Y un detalle que a muchos pasa desapercibido: el mapa de África que son sus orejas…

 

Son animales sorprendentes ademas por su comportamiento, por sus costumbres, por su manera de comunicarse, su inteligencia y su esquema social. Son a su vez muy tozudos, con un carácter malisimo, violetos y extremadamente agresivos, pues se saben sin enemigos y son partidarios de que la mejor defensa es un buen ataque. Llegan a ser crueles con sus victimas, la crueldad animal que a veces no comprende mi pequeña y querida N (;)). Muchas veces cuando organizo un safari, la gente me pregunta sobre los peligros, especialmente a la hora de caminar por la sabana. Generalmente temen a leones o leopardos, y muchos no se imaginan que cuando ando por África lo que más me preocupa es un inoportuno encuentro con elefantes. Además pese a ser tan enormes, son muy ágiles y rápidos, increíblemente silenciosos y por grandes que sean a veces pueden ocultarse tras un grupo de arbustos o acacias y pasar inadvertidos. De hecho en ocasiones se les detecta por el raro sonido de sus jugos gástricos.

 

Podría hablar horas y horas sobre estos bichos que me apasionan. Tengo cientos de ellos, cientos de escenas todas diferentes y especiales en mi retina. Recuerdo claramente aquel encuentro con un gran elefante macho, algo joven, en el Parque de Tarangire en Tanzania. Subíamos con el Land Cruiser por una cuesta empinada y al atravesar un bosquecillo nos topamos con el a unos 70m. Enseguida levantó’o la trompa amenazantemente y acelero el ritmo. Charles detuvo el coche y le dije que aguantara. El elefante venia hacia nosotros cada vez más rápido, agitando la trompa, la cabeza y las orejas (ver foto inferior). Los clientes empezaron a ponerse nervioso a la vez que no paraban de disparar las cámaras. Hay lenguaje que hay que saber leer en la posición de las orejas, así que cuando a unos 30 metros, en posición de “cuidado conmigo y tengo preferencia”, las dejo quietas medio abierta, le dije a Charles que retrocediera. La gente lo flipaba, pero cuando nos apartamos, el joven elefante continuo pastando tranquilamente.

 

Mi amigo J me tranquiliza, desde su centro de estudio del elefante en Nairobi y me dice que actualmente la población de elefante en África crece un 5% anual. Es mas, por la reducción de su habitat hay zonas donde hay exceso de población y están deforestando Parques enteros…

 

Pero esa es otra historia… yo mientras tanto sueño con aquellas columnas de elefantes en Tsavo, en las que decían que cubrían kilómetros y kilómetros como si quisieran embarcarse en una gigantesca arca y cruzar el Indico…

 

14 de abril de 2007
Foto superior: José Cabrerizo. Elefantes al atardecer en Shaba, Kenya. Septiembre de 2005
Foto inferior: Elefante cargando, Tarangire. Tanzania. Agosto de 2004

Elfante cargando, Tarangire. Tanzania,  Agosto de 2004

Anuncios

0 Responses to “Tembo”



  1. Dejar un comentario

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




LOGOweb

Archivos

© 2007-2016 Paco León. Las fotos y textos aquí publicados son del autor del blog salvo las especificamente citadas. Mis fotos se pueden copiar, distribuir y comunicar públicamente bajo las siguientes condiciones: Citar al autor y blog - No hacer uso Comercial - No modificar ni crear Obra Derivada. Los textos aquí publicados no se pueden copiar, distribuir o utilizar sin previo permiso del autor del blog. Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.

De safari:

  • 621,531 huellas

Made on a mac


A %d blogueros les gusta esto: